Brad Mehldau
Artistas, Discos

Suite: April 2020, el disco de Brad Mehldau para las víctimas del COVID-19

Brad Mehldau es una de las grandes referencias del panorama actual. En un estilo como el jazz, en el que los discos más vendidos comenzaron a colocarse en las estanterías hace más de cincuenta años, la simple existencia de Mehldau es algo que nos debe reconfortar, como que con sus últimos discos haya conseguido «hacer sombra» a algunas «vacas sagradas» como Chick Corea, Herbie Hancock, Keith Jarret y otros que aunque ya superan los 70 (e incluso los 80) siguen grabando por placer y supervivencia.

Deudor precisamente de Keith Jarret, hasta cierto punto su estilo se asemeja al del celebérrimo concierto de Colonia, o esos «Sun Bear Concerts» con el que Jarret recorrió tierras japonesas en 1976. Por supuesto, desde que debutara en 1995 con «Introducing Brad Mehldau» su forma de tocar ha evolucionado y nada mejor para demostrarlo que ese «Finding Gabriel», que le llevó a ganar el grammy en la categoría de «mejor álbum de jazz instrumental» el año pasado.

Ahora y en mitad de una pandemia que está asolando el mundo del jazz como nunca antes hasta ahora, Mehldau lanza «Suite: April 2020». El disco, grabado en un estudio de Amsterdam, contiene 15 temas originales, puramente instrumentales, que con títulos como «waking up», «keeping distance», «waiting» o «uncertainty» se presentan como una reflexión melancólica de la experiencia que ha supuesto un confinamiento que se ha prolongado durante casi tres meses.

El disco salió a la venta el pasado 12 de junio en una edición de lujo compuesta por discos de vinilio de 180 gramos y de los que sólo se distribuirán 1.000 copias. Con un precio de 90 euros por ejemplar, la recaudación se destinará al «Fondo de Emergencia para Músicos de la Fundación de Jazz de América COVID-19». Pocos días después también se ha publicado en vinilo y CD, además de lanzarse en los principipales servicios de streaming musical. En todos los casos el dinero recaudado irá a parar a la misma fundación, que busca servir de soporte para todas esas carreras musicales que la pandemia ha puesto en jaque.

Como ha explicado el propio Melhdau, en el disco ha tratado de «retratar en el piano algunas experiencias y sentimientos que son nuevos y comunes para muchos de nosotros. En «Keeping Distance», por ejemplo, seguí la experiencia de dos personas distanciadas socialmente, representadas por la mano izquierda y la derecha – cómo se separan de forma poco natural, pero siguen vinculadas de alguna forma inexplicable, y tal vez iluminadora. A pesar de lo difícil que ha sido COVID-19 para muchos de nosotros, ha habido momentos de revelación a lo largo del camino, ‘Uncertainty’ en cambio refleja ese sentimiento que produce el miedo a lo que viene después, a ese futuro desconocido».

En un país como Estados Unidos en el que la seguridad social brilla por su ausencia y no son demasiados los músicos de jazz que pueden permitirse un seguro médico en condiciones, iniciativas como el «Fondo de Emergencia para Músicos de la Fundación de Jazz de América» representan una de las pocas oportunidades que tienen los artistas menos conocidos para acceder a una sanidad digna o a lo que sería asimilable a una cobertura por desempleo.

Standard

Deja un comentario