Discos

Cinco discos de jazz que deberías escuchar en tu «nueva normalidad»

Escuchar mucha más música, escucharla a casi todas horas. Esto es probablemente de lo que más estoy disfrutando de estos meses de «teletrabajo forzado». Levantarme de la cama y tras un ratito de desayuno y noticias, abrir Spotify y dejar que la música me ayude a trabajar durante las siguientes ocho horas. Y no, no solo escucho jazz, pero desde luego el jazz es el ingrediente principal.

¿Os acordáis de esos temas que os recomendaba para intentar levantaros algo el ánimo durante lo peor de la pandemia? («Jazz en tiempos del Covid-19» Pues esto es algo parecido, pero pensando más bien en esta «nueva normalidad» que nos toca «experimentar». Lo que os recomiendo aquí son sin embargo cinco álbumes completos, editados todos entre finales de 2019 y mediados de este año. Cinco discazos que no paro de escuchar desde hace semanas, y aunque por supuesto os podría recomendar algunos más, tiempo al tiempo. Comenzamos.

«From this Place» – Pat Metheney

Lanzado a principios de este año, «From this Place» es el primer álbum de estudio de Pat Metheney desde 2014. Es un álbum pensado a conciencia, introspectivo y tremendamente personal, con un tono de cierta desesperanza sobre el momento que vivimos y en el que se dan cita la preocupación por el cambio climático, las tensiones raciales que se viven en Estados Unidos y la desazón que el guitarrista siente por el devenir de la política americana.

Para grabarlo, se ha rodeado de  un cuarteto de lujo: el prodigio británico del piano Gwilym Simcock, la bajista malayo-australiana Linda May Han Oh y el veterano baterista mexicano-americano Antonio Sánchez. Además cuenta con la dirección y la participación de la Orquesta Sinfónica de Hollywood, dirigida por Joel McNeely. No te cansarás de escucharlo.

«Dinner Party» – Terrace Martin, Robert Glasper, 9th Wonder, Kamasi Washington)

Cuando cuatro de las figuras más importantes de la música contemporánea  se juntan para grabar un disco, puedes esperar que como mínimo el resultado va a merecer la pena. Publicado hace tan solo un par de semanas, «Dinner Party»  suma lo mejor del jazz progresivo, el R&B e incluso el rap.

Con saxos como Martin o Washington, Glasper al piano y el beat de 9th Wonder, el resultado es un disco ecléptico y relajado, ideal para ambientar cualquier de las fiestas (por supuesto manteniendo las distancias) de este verano. Y es que si Ibiza tuviera una banda sonora en clave de jazz, probablemente este «Dinner Party» pasaría una y otra vez por las mesas de mezclas.

Si tras escucharlo te quedas con ganas de más, no puedo sino recomendarte que «pinches» los primeros trabajos de Glasper, con títulos imprescindibles como un «Black Radio» puso del revés el mundo del jazz.

«Blue World» – John Coltrane

La legión de fans de John Coltrane saltaron de alegría cuando, a finales de 2019, un año después del inesperado lanzamiento de «Both Directions at Once: The Lost Album», Impulse! decide rebuscar una vez más en el fondo de armario y rescatar un conjunto de sesiones grabadas en 1964 tras publicar «Crescent» y acabarían por introducir «A love Supreme» seis meses antes de su grabación.

En este sentido, más que un álbum en sí mismo, «Blue World» era un conjunto de piezas que deberían formar como parte de la banda sonora de «Le chat dans le sac», el primer largometraje del director quebequense Giles Groulx. Groulx que era un gran fan de Coltrane (y quién no) conoció al saxo por mediación del bajista Jimmy Garrison y utilizando los estudios de Rudy Van Gelder, grabaron la banda sonora en un solo día.

El director se llevó la cinta de vuelta a Canadá, utilizando en última instancia sólo diez de los 37 minutos que se grabaron en total y que son los que ahora se presentan.

RoundAgain – Joshua Redman

Que RoundAgain va a estar nominado a ser uno de los mejores álbumes del año, nadie lo discute. No sólo porque Redman vuelve a estar monumental, sino porque después de unos años, vuelve a reunir en un disco el que es uno de los mejores del siglo XXI: Brad Mehldau al piano, Christian McBride al bajo, y Brian Blade en la batería.

El cuarteto con Redman al saxo hizo su primera aparición en escena en 1994, con «Moodswing» un álbum fundacional y que en muchos sentidos marcó el devenir de parte del jazz que se estaba haciendo en los años 90. Y aunque desde entonces han vuelto a hacer «cosas juntos», esta es la primera grabación realmente seria que hacen en más de 20 años.  Como en el MoodSwing, RoundAgain incluye solo temas originales y cada músico incluye una composición propia.

«Quiero cantarte» – Miryam Latrece

Myriam Latrece ha sido toda una sorpresa. Su voz sensual mezcla un jazz en el que tienen cabida desde los boleros al flamenco, desde el pop al fado portugués. Con solo dos discos a sus espaldas (este «Quiero cantarte» editado a finales de 2019 y «Una necesidad» en 2016), se ha convertido en una de las artistas jóvenes que más repiten en los festivales que se organizan en España y muy mal lo tiene que hacer para no convertirse en una estrella.

En «Quiero cantarte» luce con sus versiones de «Mediterráneo» de Joan Manuel Serrat y con «La leyenda del tiempo» de Camarón e impresiona con esa saudade que destila en «Masa» o la melancolía de «Meditasao». Para este segundo disco, ha grabado junto al pianista Marco Mezquida, el contrabajista Pablo Martín Caminero y el baterista y productor Michael Olivera.

Standard

2 thoughts on “Cinco discos de jazz que deberías escuchar en tu «nueva normalidad»

Deja un comentario