Charlie Parker
Artistas, Otros

Cómo celebrar el centenario de Charlie Parker como Bird se merece

Ha llegado el día. Hoy hace cien años nacía en Kansas City, Charles Christopher Parker Jr, conocido por todos como Charlie Parker. Fundador y genio del Bebop, Bird permaneció en activo menos de 20 años, pero su legado permanecerá mientras alguien, en cualquier lugar del mundo, siga disfrutando del jazz. Para celebrar su centenario, no hemos querido escribir un artículo biográfico. Muchos lo harán a lo largo del día y en los que vienen; en la mayoría de los casos, os llevarán mucho más lejos de lo que podríamos hacer desde Caravan.

Lo que sí podemos hacer, es poner en vuestras manos los mejores recursos para conocerle de cerca. O como titulamos nuestro artículo, «celebrar el centenario de Charlie Parker como Bird se merece». Así os recomendamos una selección de esas grabaciones que sí o sí tenéis que escuchar, los mejores libros, películas y documentales. Tenemos un programa de lo más completo para teneros entretenidos todo el día. ¿Vamos a ello?

Empieza el día escuchando sus grabaciones más famosas…

Para disfrutar de Charlie Parker había que hacerlo en directo. Acompañado normalmente de Dizzy Gillespie y durante mucho tiempo de Miles Davis, el espectáculo que ofrecía era incomparable. Dicho lo cual, sí que hay algunas grabaciones que han soportado estupendamente el paso del tiempo. Estas son las que os recomendamos.

Bird and Diz (1952)

La intensa colaboración entre Charlie Parker y Dizzy Gillespie se plasmó en el álbum de 1952 «Bird and Diz». A estas dos figuras, les acompañarían como parte del quinteto Thelonious Monk, Curley Russell y Buddy Rich. El resultado, una jam sessión inmejorable donde cinco músicos geniales, recrean, improvisan y tocan a las mil maravillas. Bebop genuino  y con un repertorio absolutamente nuevo sacado de la chistera de un Parker en estado puro. Imprescindible.

Jazz at Massey Hall (1953)

Para la crítica especializada, este es el mejor concierto de la historia del jazz. En el Massey Hall de Toronto, Parker reunía en una noche única a intérpretes de la talla de Gillespie, Charle Mingus, Bud Powell y Max Roach.

Curiosamente, el concierto tuvo lugar al mismo tiempo que el combate de boxeo que enfrentaba por el título de los pesos pesados a la superestrella Rocky Marciano contra Jersey Walcott, por lo que el que era un hito del jazz de la época no tuvo demasiada audiencia.

Afortunadamente Charles Mingus grabó el concierto que llegó a ver a un Charlie Parker tocando con un saxo de plástico. Entre los temas que interpretaron, clasicazos como «All Things You Are», «Salt Peanuts» o «A Night in Tunisia».

Charlie Parker with Strings (1949)

Uno de los grandes deseos de Charlie Parker, como amante de la música clásica declarado, era el de poder trabajar con una gran sección de cuerda. Apasionado por músicos contemporáneos como Igor Stravinsky, se lanzó en este terreno a un proyecto que se conoció como Third Stream, un nuevo tipo de música, que incorporaba tanto elementos de jazz como clásicos, en lugar de simplemente incorporar una sección de cuerdas en la interpretación de los estándares del jazz.

El resultado de este deseo se plasmó en 1949, cuando el productor Norman Granz se las arregló para que Parker grabara un álbum de baladas con un grupo mixto de músicos de jazz y de orquesta de cámara. El trabajo, que se dilató durante varios años, se plasmó finalmente en el álbum «Charlie Parker with Strings».

The Complete Savoy Sessions

En 1999 el sello «Definitive» publica un estuche compuesto por tres CDs que recoge las grabaciones que Parker hizo para el sello Savoy a lo largo de su carrera. La colección en sí misma es una joya que tienes que tener. Además de sus temas clásicos, podrás escuchar un buen número de tomas alternativas.

La colección arranca con la famosa sesión de «Ko Ko» que Parker graba en 1945 (con un joven Miles Davis a la trompeta y que destaca por «Now’s the Time» y «Billie’s Bounce») y continúa con las sesiones que graba en 1947-1948 junto a un Davis más maduro, Bud Powell/Duke Jordan al piano, los bajistas Tommy Potter, Curly Russell o Nelson Boyd; y el baterista Max Roach. Juntos grabaron clásicos como «Donna Lee», «Chasin’ the Bird», «Milestones» y «Parker’s Mood».

Bird, película sobre la vida de Charlie Parker

Forest Whitaker interpreta a Charlie Parker en «Bird», de Clint Eastwood

…Mientras disfrutas de los mejores libros

Os lo contábamos hace unos días en «20 libros que tienes que leer para disfrutar (aún más) del jazz». Se han escrito muchos libros sobre Parker, pero el que más nos gusta es «Bird: el triunfo de Charlie Parker», escrito por el periodista y crítico musical Gary Giddins. Pocos escritores tienen la calidad y le han dado tanto al mundo del jazz como Giddins. El libro analiza la corta biografía de uno de los mejores saxofonistas del mundo, deteniéndose principalmente en una original musicalidad que no fue comprendida en su época y que desde su muerte no ha dejado de ser objeto de estudio.

El otro título que os recomendamos es la novela gráfica “Chasin’ the Bird: Charlie Parker in California” de Dave Chisholm. El retrato que Chisholm hace de Bird se aleja del de la figura desgarrada y consumida por las drogas que leemos en otras biografías. En cambio presenta imágenes brillantes que recogen algunas de sus mejores anécdotas, historias que subrayan su pensamiento y filosofía de vida o su estrecha relación personal con Gillespie y un jovencísimo Coltrane.

Si os habéis quedado con ganas de más, no dejéis pasar “Kansas City Lightning: The Rise and Times of Charlie Parker” (Stanley Crouch) un interesante libro que recorre la vida de uno de los grandes músicos del siglo XX a través de entrevistas con sus contemporáneos.

Y terminas el día con «Bird» y Hot House

Puede que el biopic que Clint Eastwood entrega en «Bird» exagere algo determinados episodios de la vida del artista. Pero es una película de tal calibre, está tan bien filmada y Forest Whitaker está tan brillante encarnando al genio, que si solo podéis u os apetece hacer una cosa de esa lista, os recomiendo que os reservéis tres horas para la que es una de las mejores películas del mundo del jazz.

Y no solo lo digo yo, mi siempre admirado Carlos Boyero opina de una forma muy similar. «»Intensa, trágica y profundamente jazzística (…) La mejor película que se ha hecho nunca sobre el jazz» escribe en su columna para «El Mundo». De la película por supuesto, podemos saltar a la realidad y explorar la que probablemente sea la única filmación en vídeo en la que puede a verse al genial saxo.

Grabada durante el programa televisivo «Mr. Hyman’s TV show» para la DuMont Television Network, muestra a Parker y Gillespie interpretando «Hot House» de Tadd Dameron. El metraje supera en poco los cuatro minutos, pero es una de las piezas en vídeo más queridas por los aficionados al jazz.

Finalmente, Si tienes tiempo y eres capaz de sincronizar tu «reloj biológico» con los horarios americanos, tal vez puedas conectar con alguno de los homenajes que se van a desarrollar a lo lardo del día en directo: desde la radio party de la 92Y (una de las mejores estaciones radiofónicas de jazz del mundo) a la Jam Session on-line que va a celebrar el American Jazz Museum de Kansas en su página de Facebook. ¡Disfrutad del día!

Standard

4 thoughts on “Cómo celebrar el centenario de Charlie Parker como Bird se merece

  1. Pingback: El saxo en el jazz: alto, tenor y soprano

  2. Pingback: Poinciana, el árbol más hermoso - Caravan

  3. Pingback: Los músicos de jazz mueren jóvenes - Caravan

  4. Pingback: Hot House (Tadd Dameron): ¿el tema que fundó el Bebop? - Caravan

Deja un comentario