Don Cherry
Artistas, Discos

Diez discos para descubrir el genio de Don Cherry

Si el jazz es libertad, pocos músicos más libres ha habido en la historia de la música que Don Cherry. Permanentemente instalado en la vanguardia, siempre adelantado a su tiempo, el mundo sombrío que se presenta en 2021 parece el momento más oportuno para poner en valor su enorme legado.

Pocos músicos como Cherry se han interesado tanto por la integración de distintas culturas a través de su música, casi ninguno en el mundo del jazz se ha atrevido a incorporar instrumentos tan exóticos como los xilófonos de Bali, la kora gambiana o el sitar de la India.

Y si hace unos meses decíamos eso de que “A Donald Trump no le gusta el jazz”, mucho menos le puede gustar un músico como Don Cherry, que ha hecho la libertad y de su amor por el conjunto de la humanidad su bandera.

Con la ayuda de los chicos de Vinyl Factory, hoy nos introducimos en el mundo ”cherryano” a través de sus diez mejores discos.

The Shape of Jazz To Come (Ornette Coleman – 1959)

En 1958, Don Cherry se unió más que alegremente a la revolución del free jazz que preconizaba Ornette Coleman, en el álbum ”Something Else!!!” al que seguirían cuatro álbumes para Atlantic, que sentarían las bases del nuevo movimiento: “The Shape Of Jazz To Come”, “Change Of The Century”, “This Is Our Music” y “Ornette!”

De los cuatro discos, que destacan por la notable ausencia de piano, nos quedamos con ”The Shape of Jazz to Come”, no solo por lo rupturista que supuso en su momento, sino por esa tremenda balada que es ”Lonely Woman”.

New York Eye And Ear Control (Varios – 1965)

En 1965 y tras la etapa con Coleman, encontramos a Cherry formando parte del cuarteto liderado por Albert Ayler. Junto a otros músicos destacados del momento como Gary Peacock o John Tchicai, graba ”New York Eye And Ear Control”, la banda sonora de una película experimental filmada por el artista Michael Snow.

Este disco se considera uno de los grandes referentes del free jazz de los ‘60, a la altura del ”Ascension” de John Coltrane y del propio ”Free Jazz” de Ornette Coleman, en el que Cherry también participa.

Symphony For Improvisers (Don Cherry – 1966)

Ocho años después de empezar a grabar con Coleman, y tras haber acompañado a grandes como Sonny Rollins, Steve Lacy o George Russell, Cherry decide poner en marcha su propio proyecto.

Sus dos primeros álbumes para Blue Note como líder son ”Complete Communion” y este ”Symphony For Improvisers” al que sumaría dos de las voces más interesantes del jazz de finales de los ‘60 y la década de 1970: Pharaoah Sanders y Gato Barbieri.

Mu: First Part (Don Cherry, 1969)

Pocos después de su trabajo para Blue Note, Cherry se traslada a Estocolmo, donde inicia una relación con la pintora sueca Monika Karlsson. En la capital nórdica, el artista americano pasa sus primeros meses de estancia estudiando los distintos instrumentos musicales expuestos en el Museo Etnográfico.

A principios de 1967, en compañía de Karlsson y su recién nacida hija (la que a la postre sería la artista Neneh Cherry), inicia un largo viaje en autocaravana a lo largo de varios países africanos y de Oriente Medio.

Ambas experiencias se verían reflejadas en ”Mu: First Part”, álbum grabado en París en 1968 y que partiendo del jazz, incluía muchos de los elementos de lo que posteriormente sería definido como “World Music”. Es en este disco en el que por primera vez, podemos escuchar su famoso saxo de bolsillo.

Don Cherry

Eternal Rhytm (Don Cherry, 1970)

Sin embargo, el primer gran disco que Cherry graba haciendo pleno uso de todos esos instrumentos que había estudiado y adaptado a las particularidades del jazz, lo encontramos tres meses más tarde.

Grabado en el Berlin Jazz Festival de 1970, en ”Eternal Rhytm” escuchamos flautas del sur de Asia, percusión africana y caribeña, cornetas modificadas e instrumentos Gamelán propios de Indonesia y Bali (xilófonos, metalófonos, gongs…).

En esta misma época edita ”Live in Ankara”, grabado en Turquía y acompañado por artistas locales como el percusionista Okay Temiz, que colaboraría en otros discos de Cherry.

Modern Silence (Terry Riley/Don Cherry/Karl Berger, 1975)

Grabado en 1975, ”Modern Silence” recoge el concierto que Cherry dio en la ciudad alemana de Colonia, junto al compositor y teclista postmoderno Terry Riley, famoso en ese momento por su minimalismo.

La música, dirigida por Riley, es amplia y espaciosa y se desarrolla sin prisas, con Cherry produciendo pasajes de tonos de larga duración similares a los de Miles Davis de la era eléctrica, en su momento más tranquilo. En definitiva, la oportunidad para escuchar a un Cherry muy diferente al que estamos acostumbrados.

Flying Fish (Mandingo Griot Society/Don Cherry, 1978)

Mandingo Griot Society fue una banda formada por el músico gambiano de Kora (instrumento generalmente de 20 ó 21 cuerdas, mezcla de arpa y laúd) Foday Musa Suso, que había llegado a los Estados Unidos tan solo un año antes.

El objetivo de Suso era el de introducir la música de Gambia y Senegal en la cultura musical occidental, por lo que Cherry parecía desde luego uno de los colaboradores más adecuados para llevar adelante el proyecto.

Aunque esta fue su única colaboración con Cherry, Suso acabaría desarrollando un papel interesante en proyectos avant-rock y avant-funk en la década de los ‘80.

Old And New Dreams (Don Cherry, 1979)

En 1979, cuatro de los músicos más reconocibles de las bandas de Ornette Coleman, se unían para grabar ”Old And New Dreams”. Además del propio Cherry, figuraban Dewey Redman al saxo tenor, Charlie Haden al bajo y Ed Blackwell a la batería.

Prácticamente todo el material que se ofrece en el disco había sido ya escrito por el propio Coleman, lo que convirtió el disco en un bonito homenaje a su mentor. En este sentido, no podía faltar una estupenda versión de “Loney Woman”, que para esta ocasión, se convierte en una estupenda fantasía musical de 12 minutos.

Codona 3 (Codona, 1983)

Codona es el nombre de un trio de world-music del que formaba parte Don Cherry a las trompetas, flautas y el doussn’gouni, Colin Walcott al sitar y Naná Vasconcelos a la percusión y el birimbao.

El trío llegó a grabar tres discos para ECM antes de que Walcott falleciese en un accidente de tráfico. Partiendo de los ragas indios, el trío exploraba músicas como la tibetana o la indonesia, sin renunciar a incursiones en algunas culturas de Sudamérica.

Art Deco (Don Cherry, 1989)

Con ”Art Deco” llegamos al último álbum de estudio grabado por Don Cherry. El artista nos presenta un homenaje a la música que tanto él como Coleman grabaron para Atlantic entre 1959 y 1961, para lo cual rescata al bajista Charlie Haden, el batería Billiy Higgins y el saxo tenor James Clay.

El tracklist incluye tres composiciones originales de Coleman, más otras desarrolladas tanto por Cherry como el resto del cuarteto que se reúne en esta ocasión.

Standard

Deja un comentario