Lady & The Tramps
Conciertos, Otros

Lady & The Tramps: glamour, energía y swing

Hay personas, artistas, que parecen haber nacido para desempeñar algunos papeles concretos. Si una examina la escena musical española encontrará pocos perfiles que puedan encarnar a la elegante Peggy Lee con las capacidades que despliega Mónica Benito. Apasionada del jazz, esta cantante y docente de amplia trayectoria (vocal coach certificada en Modern Vocal Training, enseña canto en la escuela TAI) ha ubicado su carrera artística en los carriles del góspel (Gospel Factory), el swing (Lady & The Tramps) y las colaboraciones en los proyectos del contrabajista José Vera o esta que les escribe. 

Pero permítanme que me presente, como diría Mick Jagger. Soy Itziar Yagüe, cantante, compositora, periodista y consultora de comunicación (el orden de los factores no altera el producto) y a partir de hoy escribiré para Caravan Jazz.

Como iba diciendo, Lady & The Tramps lo conforman la vocalista Mónica Benito, el saxofonista Rafa Serrano, el pianista Adrián Carrio, el contrabajista Sergio Fernández y el baterista Miguel Benito ‘Pete’; este año 2021 cumplen nueve como formación y cinco desde la publicación de su disco, “Swing O’Clock”, que puede escucharse aquí. 

Para quien no lo sepa, Peggy Lee se movió con soltura entre el jazz y el pop a lo largo de una extensísima y exitosa carrera dedicada al mundo del espectáculo. Trabajó con Benny Goodman y Duke Ellington en los años 40, además de con Quincy Jones y Cy Coleman en décadas posteriores. Compartió escenario con Bing Crosby y Frank Sinatra, pero a mí me chifla verla junto a Johnny Cash: por ese señor, esa canción y esa actuación siento verdadera debilidad.

Pero volvamos a Lady & The Tramps. Su show hace justicia a una cantante recordada por el inevitable “Fever” donde Lee lució un registro interpretativo tan smoky como el de Julie London (otra artista que merecería su propio homenaje, ¿alguna voluntaria?), además de por las colaboraciones con Benny Goodman, que arregló para ella el blues de Lil Green “Why don’t you do right”, segundo tema de la otra noche. Sin embargo, Mónica y sus cuatro Tramps interpretaron también arreglos menos previsibles como el de “My heart belongs to daddy” en clave de samba (qué sufrimiento no poder bailarlo) o “Golden Earrings”, sugerente y magnético bolero al que la propia Peggy puso letra. Pero cuando más sorprendieron fue en “Please send me someone to love”, un blues interpretado con convicción y autoridad donde brilló especialmente una armadísima sección rítmica. Quisiera también destacar la versatilidad de Serrano al soprano, tenor y flauta. 

Lady & the Tramps constituye algo más que una banda que suena bien. El homenaje a Peggy Lee, además de apoyarse en una acertada selección del repertorio y en una sólida ejecución de las piezas por parte de los cinco miembros que lo defienden, despierta inmediata e irrefrenablemente las ganas de bailar.

Lady & The Tramps

Lady & The Tramps llevó su homenaje a Peggy Lee el pasado viernes 22 de enero a las Noches del Monumental de RTVE y ahí estuve yo para contarlo. / Fotografía Retales

El secreto del swing

Y eso, señores míos, es el secreto del swing. Podemos articular debates sesudos sobre las armonías del jazz; podemos discutir hasta el infinito cuál es el músico más innovador del género, y podemos tuitear enfebrecidos los solos más vistosos, gimnásticos y opulentos de la historia. Pero al final el swing es una sensación y tocar con swing es hacer que a quien te escucha se le despegue el trasero de la butaca, y lograr que el tiempo se mida en canciones y bailes y no en minutos; en definitiva, ser capaz de envolver a la audiencia en una nube de felicidad. Una audiencia que, si de verdad estamos tocando bien, idealmente se las tendría que ver y desear para estarse quieta. 

Así ocurrió la otra noche en el Monumental durante el show de Lady & The Tramps, con una Mónica contrarrestando mediante luminosa energía el ambiente polar y desolador que reinaba en Madrid. No es poca cosa, ya lo digo, conseguir infundir tanto entusiasmo a un público enmascarillado desde la jerarquía impuesta por un escenario teatral: mérito solo al alcance de quien sabe lo que está haciendo y sabe que lo hace bien. 

Habitual del circuito ibérico de festivales (Delibes Jazz en Valladolid, Zaragoza Jazz Festival, Jazz & Blues Wine Fest- Portugal) que esperan poder retomar, COVID19 mediante, el próximo verano, Lady & The Tramps representa también una importante referencia dentro de la escena swing de Madrid, donde ameniza de forma regular eventos y fiestas de baile. Recuerdo que en las celebraciones de San Isidro 2019 dieron un memorable concierto organizado por MAD for Swing, la Asociación de Swing de Madrid, en pleno paseo del Prado. Ahí sí que pudimos bailar: lo digo sin apenas derramar lagrimones de nostalgia.  

Mónica se encuentra ahora mismo inmersa en la preparación del concierto de fin de grado de los alumnos de Composición de TAI, a cuyas obras pondrá voz el día 14 de mayo, y trabaja con la banda en temas propios que estrenarán este 2021.

Y pongo fin por hoy. Con esta primera reseña (algo desordenada, lo sé) anuncio que cuento con permiso de Rudy para escribir sobre lo que me dé la gana, con dos condiciones: que tenga que ver con la música y que refleje mi opinión personal. No sabe lo que ha hecho este hombre, con lo que me gusta a mí opinar.

Standard

Deja un comentario