Itziar Yagüe
Actualidad, Artistas, Entrevistas

Itziar Yagüe: “Para hacer blues, hay que ser muy respetuoso con su historia, con lo que el género significa”

Itziar Yagüe fue una de las primeras personas que nos envió un correo electrónico a Caravan. En su mail nos contaba que acababa de grabar un EP, Delicious”, y que estaba deseando enviárnoslo para que lo pudiésemos escuchar. Cuando unas semanas más tarde el vinilo llegó a “la redacción” y pudimos pincharlo, nos quedamos sin palabras. No solo porque el disco sonaba realmente bien, sino porque hacía mucho tiempo que no escuchábamos esa clase sonido, ese blues descarnado que te remueve por dentro.

Desde entonces, Itziar y yo hemos tenido la oportunidad de hablar muchas veces y siempre ha sido toda una experiencia…porque nunca se deja nada. Habla a “bocajarro”, caiga quien caiga. Así que cuando surgió la oportunidad de entrevistarla para Caravan, en realidad había muy poco que pensar. Sabía de antemano dos cosas: que me iba a divertir mucho haciéndola y que los titulares no iban a faltar.

Lo primero que me cuenta, en cuanto nos sentamos a charlar, es que ha empezado a grabar de nuevo y que se está adentrando en nuevos terrenos, probándose, comprobando hasta dónde puede llegar. Lo que reproduzco a continuación no es una entrevista al uso, es una conversación que sinceramente, creo que no tiene desperdicio.

Caravan: Así que has vuelto a grabar. No paras ni un momento.

Itziar: He grabado esta semana con Greg Izor. Dos canciones que son suyas, una de las cuales ya habíamos tocado en el último concierto de la Sociedad de Blues de Madrid. Una es un blues clásico, un clasicazo, y la otra es un tema que ha escrito expresamente para mí.

La colaboración es algo que pensamos este verano. Hablamos de la posibilidad de hacer algo juntos. Bueno, en realidad lo que es la propuesta de “vamos a hacer algo juntos” salió de mí, pero como enseguida dijo que sí…

Es un tío que tiene mucha experiencia, ha grabado cinco álbumes en su propia casa y tiene super claro cómo quiere sonar. Dirige muy bien y yo me he puesto en sus manos. Por una vez no estoy yo tomando decisiones, que es algo agotador. Es Greg quien está dirigiendo y está muy bien…Además no es el estilo habitual. Él tiene un enfoque muy personal y la verdad es que estoy aprendiendo un montón.

Caravan: ¿Y esa colaboración va a ir más allá de esos dos temas?

Itziar: Bueno puede ir más allá. Estamos hablando de la posibilidad de que me produzca el próximo disco. Y sería de nuevo un EP. Quiero repetir el formato de «Delicious», creo que ha funcionado muy bien.. es un formato muy vendible y muy agradecido. Además llama mucho la atención dentro de las tiendas y creo que es el formato que voy a adoptar.

Si todo va bien claro, porque esto ya es una coletilla que tienes que poner a todo. Sea como fuere, lo que tengo claro es que lo va a producir Greg y eso ya es alucinante.

Caravan: ¿Cómo son esos otros cuatro temas? ¿Van a ser temas originales?

Itziar: Van a ser temas originales, porque en verdad dan menos trabajo, aunque no lo parezca. Hacer una buena versión, que aporte algo que no se haya hecho ya, que te represente a ti… tiene mucho trabajo, por no hablar de la gestión de derechos.

Así que para hacer eso, creo que me da mucho menos trabajo hacer una canción mía. En este disco quiero darme la oportunidad de explorar territorios en los que no estoy tan cómoda.

Caravan: No va a tener mucho en común entonces con “Delicious”…¿Cuándo crees que lo vas a poder publicar?

Itziar: No, muy posiblemente no se parezca. Que lo produzca Greg, ya implica que no se va a parecer al primer disco. El está convencido de que puedo llegar a hacer lo que quiera e insiste en que puedo hacer otras cosas.

Con un poco de suerte, podremos tener el EP listo para finales de este año, tal vez en octubre o en noviembre. Queremos que salga en todo caso antes de navidades.

Itziar Yagüe

Fotografía: Ana Hortalano

Caravan: Vamos a tu vida personal…¿cuándo empezaste a cantar? Sé que probablemente esto ya me lo has contado pero mi memoria falla bastante en tiempos de pandemia

Itziar: Claro que te lo conté. Yo empecé a cantar de pequeña, con solfeo, conservatorio, canto coral…Pero dejé de cantar y empecé a fumar. Eso sería antes de la universidad, a y claro por supuesto, eso me repercutió en la voz.

Además, cuando la profesora de solfeo abordó a mis padres y les dijo “creo que esta chica podría dedicarse a esto”, mis padres dijeron…”mmm mejor no”. Pero tampoco lo peleé demasiado. No fui como otros que “luchan por su sueño”. Pues dije..¿no? pues no.

Así que seguí con una vida que también me encantaba. Escuchaba la música que me gustaba y durante mucho tiempo no canté. Volví a empezar a cantar con 33-34 años. Empecé a buscar grupos en los que cantar y…

Caravan: Osea que te entró el gusanillo de nuevo…¿cómo fue eso?

Itziar: Por circunstancias de la vida yo estaba en Londres. En aquel momento había un buen grupo de músicos cubanos, jazzistas, soul, etc. Y esto que estamos en un bar y se arrancan a tocar un bolero y me animan a cantar. Y al terminar, uno de ellos, Gabriel Temó, me dijo que definitivamente tenía que montar un grupo. Que tenía potencial para ello.

Así que cuando llegué a España me dije, ya está bien de perder el tiempo y me puse a buscar grupo. Y empecé a buscar en “Atiza”, una web donde los grupos se ponían en contacto entre ellos. Empecé en un grupo de rock, una experiencia que… en fin; luego de ahí derivé a un dúo, pero tampoco llegó a funcionar e incluso, en un Abba Tribute, haciendo de Anni-Frid.

El baterista que tocaba en ese grupo fue el que me convenció de montar mi propia banda y fue ahí cuando empecé a montar cosas mías… de eso hace ya ocho años.

«Bessie, Ida…todas esas mujeres, no ocupan en la historia de la música el lugar que deberían»

Caravan: ¿Y cómo pasas de cantar a Abba a meterte en el blues?

Itziar: No te he contado que la formación con la que más tiempo he estado, más he aprendido y más he tocado ha sido Sassy Strut, un grupo en el que hacíamos soul, funk… pero realmente hacíamos de todo. Desde funk brasileño.. hasta pop francés… si nos gustaba una canción la hacíamos, así era. Fue una experiencia super bonita y que a mí me ayudó mucho para cosas como aprender a estar en un escenario, a estar más tranquila, tocar mucho, darme a conocer por el circuito de las salas pequeñas de Madrid.

Y en paralelo me empezaron a salir otras cosas. Me empecé a mover en el mundo del blues. Y empecé a estudiar el blues antiguo porque yo el blues que conocía era el más moderno. Pero al estudiarlo no se me ocurría que pudiera llegar a cantar algo así, porque me parecía muy difícil.

Pero una vez que entiendes que lo más difícil del blues no es el sonido en sí, sino el sentimiento que tú eres capaz de poner a lo que haces, que es eso lo que a ti te distingue como artista dentro del blues. Te das cuenta de que es una música mucho más de intérpretes que de autores.

Entendí eso y que todos los cantantes que había escuchado y que me gustaban tenían eso en común. Artistas como de Aretha Franklin, Etta James, Dinah Washington, Ruth Brown… grabaron mucho blues y gospel. Todas esas voces que a mí me llenaban y con las que yo me identificaba tenían eso en común.

Es ahí cuando empecé a estudiar el repertorio de Bessie (Smith), Ida Cox…el de todas estas mujeres, que me parece que no ocupan en la historia de la música el sitio que deberían. Sus vidas son apasionantes. Cómo sacan su vida y su carrera adelante es apasionante y sobre todo la influencia tan grande que tuvieron en los músicos posteriores.

En paralelo empecé a bailar swing y blues, y me pareció muy evidente que si cantas y bailas y estás investigando el blues antiguo, tenía que ir introduciendo esos elementos a mi repertorio. Y así lo hice…con Sassy nos tomamos un break y ahí empecé a usar mi nombre y montar un repertorio de clásicos.

Caravan: Escuchabas entonces todas esas artistas desde pequeña? ¿Tenías esa afición por el blues en casa?

Itziar: A mí me gusta mucho el blues desde siempre. Es una música muy atractiva, muy magnética. Con 13 años me sabía el repertorio completo de Aretha Franklin. Escuchaba obsesivamente soul. Escuchaba por entonces un programa en la radio, los domingos por la tarde, en el que sonaba sobre todo soul. También R’n’B de los años 50…y es ahí donde entré en contacto con muchas de esas mujeres con las que al final me identificaba.

También gospel, porque yo en ese momento era soprano en un coro, y entonces, creo que era lo natural. Cantas en un coro y aunque no sea de gospel, es lo que acabas por escuchar… que además es algo muy bonito. Claro, también escuchaba música más “convencional” como Depeche Mode, The Cure, Police…era lo que sonaba claro.

«En España se hace muy mal pop»

Caravan: A veces se echa de menos ese tipo de música en la radio ¿no?

Itziar: Creo que era una época en la que independientemente del género, había una calidad sonora… en la que la música no sonaba a lata. Cuando entró en escena el mundo digital, creo que parte del trabajo de producción se fue a la mierda.

Antes cuando un artista tenía que grabar, se podía tirar una semana entera en el estudio haciendo un arreglo. Con lo digital, lo inmediato, solo puedes disfrutar a lo mejor del estudio durante un par de horas. Ha sido toda una revolución, la digital, pero con menos tiempo para todo.

Es verdad que no todo lo que se escuchaba entonces me gustaba, claro que no, y yo sobre todo escuchaba un programa que ponían canciones de los años ‘40 y ‘50 y me encantaba. Lo que ocurre es que tú ahora mismo pones la radio y no se puede, es insoportable. Hay emisoras en lo que todo suena mal, feo, horrendo.

¿Queremos decirlo ya? En España se hace muy mal pop. El pop que se hace es todo igual y no hay grandes voces. Hay unas voces de mierda y para cantar pop hay que cantar bien.

Caravan: Pasa en casi todo, que vamos a una forma de consumo mainstream que tiene un carácter único… lo que tú apuntas… todo suena igual…*

Itziar:La uniformización de los contenidos de las radios es un problema. Que en algunas emisoras solo suenen un tipo de bandas que hay como champiñones… Al final todo eso aturde todo ese sentido crítico que tendríamos que tener.

Y es verdad, nosotros escuchábamos a grupos como Depeche Mode o Queen. Pero es que Queen, sin ser mi banda favorita, era capaz de componer temas que sonaban a gospel, para luego hacer un rock and roll tipo Elvis Presley, o el rock sinfónico de Bohemian Rhapsody. Ten en cuenta que Bohemian Rhapsody es una canción que llevó nueve meses hacer. No se sentaron una tarde a hacerlo, asumían riesgos.

Caravan: Y claro, eso provoca fenómenos como el de Taylor Swift, que no asume ningún riesgo y ahí la tienes…

Itziar: El problema es que ya no distingues las voces. Cuando todas las voces (Taylor Swift, Kate Perry, etc.) están tratadas, todas suenan igual. No puedes tener a Jennifer López cantando “This Land is Your Land”, de un autor, Woody Guthrie, que era comunista.

El espíritu de ese señor está completamente traicionado cuando pones a cantar esa canción a un icono que, justamente, representa todo lo contrario. ¡Además en la investidura de un presidente! (en la de Biden) No tiene sentido.

Por otro lado, estamos tan acostumbrados a oír voces tratadas, que muchos no distinguen lo que es una voz natural. Son los que decían que Aretha Franklin había desafinado en la investidura de Obama. ¡Aretha Franklin, nunca desafina! Es una voz que no se puede reproducir desde una máquina…con sus matices, sus inflexiones… Del resto, no escuchas su voz, sino un tratamiento de su voz.

Itziar Yagüe

Fotografía: Ana Salazar

Caravan: Esto nos lleva directamente al tema de la apropiación cultural claro. ¿Cuál es tu opinión sobre este tema?

Itziar: Por un lado creo que la música no es de nadie. Y además creo que la música es más importante que cualquier músico. La personalización en los genios de la música creo que no aporta nada, porque realmente estamos todos al servicio de la música.

Creo que la música es de todos y los géneros los podemos usar todos. Yo soy blanca europea y me atrevo a hacer blues. Pero creo que para hacer un género de raíz, como el blues o como el flamenco, hay que investigar mucho, hay que ser conocer y ser respetuoso con lo que eso significa.

Usar las formas solamente, sí que podría ser apropiación cultural. Ahora, usar las formas con un componente reivindicativo o divulgativo o político, es mucho más interesante. Para mí esa es la manera de evitar la apropiación cultural.

Creo que hay que tener muy presente la herencia cultural de los géneros que manejamos. La música y la danza en este caso son expresiones de pueblos oprimidos y eso hay que respetarlo. Eso no significa que una persona blanca no pueda hacer música negra. Al contrario, debería. Una de las formas con las que se podría ayudar a evitar el racismo es divulgando mucho más el blues, porque el blues te cuenta la historia del pueblo afroamericano.

«Estamos tan acostumbrados a oír voces tratadas, que muchos no distinguen lo que es una voz natural»

Tu eres comunicadora, con tu propia agencia, Presscode…¿qué porcentaje le dedicas a la música y cuánto a tu otra profesión? ¿Te ves viviendo solo de la música en el futuro?

Itziar: De momento sigo dedicando más horas a la agencia. Es que no hay bolos… si los hubiese puede que tuviera un conflicto. Tengo suerte porque puedo permitirme un día no ir a “trabajar” e irme a Cercedilla a grabar con Greg. No tengo que fichar en una fábrica. Pero a cambio, tengo que trabajar en año nuevo…en puentes… he trabajado muchísimo estas navidades.

No creo que pueda dedicarme solo a la música ni de momento, ni a largo plazo. Primero porque no creo que sea posible y segundo, porque no quiero renunciar a un trabajo que me encanta. Y ya te digo, no se me ha presentado de momento ese conflicto. En estos momentos en todo caso no puedo plantearme nada para 2021, hay que pensar en 2022.

Web | + posts

Rudy de Juana es periodista tecnológico y apasionado por el jazz. También podéis seguirme en MuyComputerPro.com y en rodolfodejuana.com

Standard

Deja un comentario