Don Was
Actualidad, Otros

Partiendo la pana: siete rostros que debes conocer para entender el jazz actual

Manfred Eicher, Alfred Lion, Creed Taylor, Orrin Keepnews…son solo algunos de los nombres que han marcado el desarrollo de la historia del jazz. Nombres que desde luego, han contribuido a hacer del jazz lo que es hoy en día y sin los que probablemente no se habrían desarrollado carreras como las de John Coltrane, Miles Davis o Keith Jarrett.

No son los únicos por supuesto. Y en el jazz del siglo XXI, justo es decirlo, muchos otros han ocupado su lugar en una industria que en esta segunda década, parece estar más viva que nunca. En Caravan Jazz queremos hablaros de algunas de las personas que lo están haciendo posible. Siete nombres, que hemos escogido de forma totalmente parcial y que, como afirmamos en el título de este artículo, están “partiendo la pana” en el jazz actual. ¿Cuáles son los vuestros?

Don Was

Y de repente, Don Was rescató a Blue Note de un cierre casi anunciado. Cuando en 2011 EMI decidió fichar al experimentado productor y nombrarle como Chief Creative Officer, el “run run” de la industria aseguraba que el de Was era el último cartucho que iba a quemar la discográfica…antes de diluir su catálogo y olvidarse del sello fundado por Alfred Lion.

El desafío al que se enfrentaba Was no era precisamente pequeño: llevar al mítico sello al siglo XXI y convertirlo de nuevo en sinónimo de vanguardia y modernidad. Seguir haciendo dinero con los grandes tesoros de los años ‘50 y ‘60, pero abrir nuevos mercados y atraer a otras audiencias.

Una de sus primeras decisiones en su nuevo puesto fue atraer a Ambrose Akinmusire al sello y desde entonces, no ha parado de demostrar en qué caladeros pescar para atraer al mejor talento, destacando por fichajes como los de Robert Glasper, Brian Blade, Artemis, Norah Jones, Ron Carter, o Gerald Clayton.

El de Detroit ha puesto de nuevo en valor el trabajo de los artistas históricos de la firma y ha conseguido convertir a Blue Note en una marca en la que también los más jóvenes se pueden reconocer. Nada mal para sus diez primeros años en el cargo.

Maria Schneider

Maria Schneider

Directora de una de las Big Bands más importantes del planeta y activista incansable en su defensa de los derechos de autor y en contra del dominio que en el espacio cultural mantienen las grandes compañías tecnológicas, Maria Schneider es además la fundadora de Artist Share , una de las las primeras plataformas de crowdfunding que tiene como objetivo facilitar la financiación de proyectos musicales.

Fundada en 2001, la plataforma lleva más de 20 años facilitando que, especialmente los músicos de jazz, puedan conectar de una forma más sencilla con sus fans, ayudándoles no sólo en la fase de financiación de sus proyectos, sino dotándoles de todo tipo de herramientas para navegar con más soltura en las etapas de producción, distribución y promoción de su obra.

Además de la propia Maria Schneider, en Artist Share han publicado su trabajo artistas como el guitarrista Jim Hall, el pianista cubano Ellio Villafranca, la compositora Patricia Barber, el saxofonista Chris Potter” o la multipremiada Spanish Harlem Orchestra.

Ethan Diamond

Ethan Diamond

Si los músicos de jazz tuvieran que vivir de los ingresos que obtienen por Spotify y otras plataformas de streaming, harían mucho mejor en dedicarse a cualquier otra cosa. Y es que con unos royalties que de media no superan los 1.000 euros anuales, la situación es peor ahora que en tiempos de “piratería rampante” cuando, al menos, se seguían vendiendo discos.

Por eso que en 2008, Ethan Diamond decidiese poner en marcha una plataforma como Bandcamp y que ésta acabase por convertirse en todo un éxito, es casi un milagro. A diferencia de otras plataformas de distribución de música en la Red, en Bandcamp los artistas tienen un control total sobre la venta de sus discos, ya que son ellos los que fijan el precio. A esto se añaden otras opciones interesantes, como que sean los fans los que decidan cuánto quieren pagar, o el poder vender también su propio merchandising. Bandcamp a cambio solo se queda el 15% de comisión por las ventas.

Y sí, es verdad que no es una plataforma exclusiva para el jazz pero también lo es que miles de músicos de jazz de todo el mundo han encontrado en Bandcamp el mejor espacio posible desde el que distribuir su música.

Carla Bley

Carla Bley

Compositora y pianista, Carla Bley es desde hace décadas productora e impulsora de de los más jóvenes talentos. En 1965 y tras casarse con el trompetista Michael Mantler, puso en marcha la Jazz Composer Orchestra Association, una organización sin ánimo de lucro que servía como imán para artistas e instrumentistas de vanguardia. Es en el marco de la JCOA en el que Bley publica uno de sus trabajos más conocidos de su primera etapa como compositora: “Escalator over the hill”.

En 1972, la pareja pone en marcha su “New Music Distribution Service”, un spin-off de la JCOA cuya misión era la de distribuir entre los miembros de la asociación álbumes de sellos de jazz contemporáneo que no tenían el músculo financiero para llegar a grandes mercados, así como promocionar a artistas emergentes que tenían realmente complicado el fichar un un sello “tradicional”.

Resultado de esa aventura fue que durante los 18 años en los que la NMDS mantuvo su actividad, ayudó a lanzar las carreras de artistas y compositores como Philip Glass, Laurie Anderson, John Zorn, Gil Scott Heron o Keith Jarrett. Además y antes que ECM se convirtiera en el sello que es hoy, la compañía de Bley se encargó de distribuir sus lanzamientos en Estados Unidos.

En ese mismo año (1972), fundaron WATT, su propio sello independiente. ”Tropic Appetites” (1974) sería el primero de los 30 álbumes que Bley publicaría en esta casa discográfica.

Janine Irons y Gary Crosby

Si la nueva y vibrante escena del jazz británico ha llegado a convertirse en probablemente lo mejor que le ha pasado a este género musical en los últimos años, se debe en parte al enorme trabajo desarrollado por la pareja artística formada por Janine Irons y Gary Crosby.

Ambos pusieron en marcha en 1991 el programa educativo “Tomorrow’s Warriors”, una iniciativa que pone el acento en la formación de nuevo talentos para el jazz, especialmente “aquellos provenientes de la diáspora africana y de las mujeres músicas, así como de aquellos cuyas circunstancias financieras o de otro tipo podrían dejarles fuera de las oportunidades de seguir una carrera en la industria musical».

Por este programa han pasado algunos de los músicos con más talento de la escena actual, incluyendo nombres como los de Moses Boyd, Theon Cross, Nubya Garcia, Shabaka Hutchings, Zara McFarlane o Cassie Kinoshi.

Marsalis

Wynton Marsalis

Que levante la mano quién no tenga una opinión polarizada sobre Wynton Marsalis. Para bien o para mal, el que técnicamente es el mejor trompetista de su generación lleva décadas marcando el paso de buena parte de la industria del jazz en Estados Unidos.

Al frente de ese gigante cultural que es “Jazz at the Lincoln Center”, Wynton Marsalis ha convertido el jazz en una categoría musical “respetable”, situándolo a la misma altura que la ópera o el ballet…consiguiendo millones de dólares para promocionar el legado de figuras como las de Louis Armstrong, Wayne Shorter, Duke Ellington…etc.

A la vez, a Marsalis hay que reconocerle el tremendo esfuerzo que hace por popularizar el jazz entre los más jóvenes, organizando todo tipo de cursos, charlas, talleres formativos…llevando incluso el jazz a los colegios.

Y sí, es verdad que siempre ha estado peleado con la “modernidad” (o con todo lo que él considera que no es jazz) o que tal vez sus formas no sean las mejores, pero es innegable que hoy por hoy, pocos nombres tienen más peso que el de Marsalis en este género musical.

SFJazz

El contrapunto a Marsalis y a lo que en cierta manera representa el Lincoln Center de Nueva York, lo encontramos en la SFJAZZ, una organización sin ánimo de lucro fundada en 2004 al calor del San Francisco Jazz Festival.

La organización, que se presenta con un colectivo de artistas y repertorio propio más que en forma de Big Band llega a los conciertos en forma de un octeto en el que los asistentes pueden disfrutar de algunas de las mejores expresiones musicales de vanguardia.

Liderado en una primera etapa por el saxofonista Joshua Redman, el colectivo se nutre de buena parte de los nombres rechazados por Marsalis, como Ornette Coleman , y apuesta por la fusión de distintos estilos, inspirándose en artistas que abarcan desde Thelonious Monk a Michael Jackson o Stevie Wonder.

En 2013, además de como colectivo musical, la SFJazz encontró una sede permanente en la ciudad californiana; un espacio de 64 millones de dólares cuya construcción fue financiada por distintos filántropos y en el que se programan todo tipo de conciertos y actividades que ayuden a difundir el jazz más actual. Entre sus artistas “residentes”, históricamente han destacado nombres como los de Bill Frisell, Regina Carter o Brad Mehldau.

Web | + posts

Rudy de Juana es periodista tecnológico y apasionado por el jazz. También podéis seguirme en MuyComputerPro.com y en rodolfodejuana.com

Standard

Deja un comentario