Discos Vinilo

Cómo limpiar tus discos de vinilo

Que nadie se engañe: los discos de vinilo son delicados: huellas, grasa, arañazos, suciedad adherida e incluso microorganismos son solo algunas de las “cositas” que provocan que, en el mejor de los casos el sonido diste de ser perfecto, y en el peor, sea un horror.

Nada en todo caso que no se pueda solucionar en la mayoría de las situaciones. Así que si hace unas semanas os contábamos que teníais que saber para almacenar vuestros discos de vinilos correctamente, ahora llega el momento de descubrir los secretos de un buen “fregoteo musical”.

Comenzamos por lo más básico: el cuidado diario. Aunque seamos cuidadosos, nada va a evitar que sobre la superficie de nuestros discos se acumule no solo el polvo que permanece en suspensión en cualquier ambiente, sino también cierta cantidad de electricidad estática que, por la naturaleza propia de este plástico, puede afectar a la correcta reproducción de nuestro acetato favorito.

Y como esto es así (no le demos más vueltas) lo que os recomendamos es que nada más introducir el vinilo en el tocadiscos y antes de pinchar la aguja, paséis sobre la superficie del disco una almohadilla, un paño de microfibra o un cepillo especial (normalmente de púas o de terciopelo). La forma más sencilla de hacerlo es situar la almohadilla en un punto fijo sin ejercer ningún tipo de presión y que sea el disco el que al girar, se vaya limpiando. ¿Necesitáis hacerlo siempre que pinchéis el mismo disco? No necesariamente, pero una buena política para además ayudar a alargar si estado de conservación es hacerlo cada cinco o seis veces que escuchéis el disco o si hace mucho tiempo que no lo habéis escuchado.Si buscáis en cualquier tienda especializada descubriréis que este tipo de almohadillas suelen ir acompañadas de pequeños cepillos (parecidos a un cepillo de dientes en miniatura) pensados para eliminar la suciedad y residuos de la aguja.

Aquí, estoy seguro de que no hace falta que os diga que la aguja es una pieza tremendamente delicada, por lo que si vais a utilizar estos cepillos, más vale que lo hagáis cuando estéis seguros de que sobre la aguja puede haber efectivamente algún resto y siempre con un un cuidado a la “altura de las circunstancias”.

Limpiador de discos de vinilo KAIU 4

Suciedad adherida y más

Puede pasar que porque no hemos reproducido durante mucho tiempo un disco, porque no lo hemos conservado adecuadamente o por ejemplo, es un disco que acabamos de comprar de segunda mano, que el LP tenga una capa de suciedad adherida que no vamos a poder eliminar con el cepillo.

Dicho de otra forma, vamos a necesitar un limpiador. Y aquí vamos a encontrar tantas opciones como casi sellos que tiran en vinilo. Si queréis una solución rápida y sin apenas problemas basta una consulta en Internet para encontrar la opción que tenga las mejores reseñas. Y sin embargo, ni hace falta invertir mucho dinero, ni buscar ningún limpiador mágico porque el mejor limpiador…¡podemos hacerlo nosotros!

El vinilo es un plástico realmente resistente a la mayoría de los productos químicos, por lo que cualquier producto que os anuncien como especialmente «cuidadoso» con nuestros discos…nos debería hacer sospechar si es a cambio de un gastos extra considerable . ¿Podríamos lavarlos con agua y jabón? En realidad casi sí, pese a que puede que no sea lo más recomendable por los posibles sedimentos que sobre el disco puede formarse tras el secado.

¿Qué hacemos entonces nosotros? Seguimos los consejos de MusicRadarClan que en este vídeo nos explicab que todo lo que necesitamos es un paño de microfribra, un vaporizador (como el que se usa para regar las plantas), agua destilada (o de agua de minilerización muy débil) y alcohol de 98º. La fórmula no podría ser más sencilla: por cada diez partes de agua destilada que incluyamos en la vaporizador, añadiremos una parte de alcohol.

Pondremos el disco sobre el plato, agitaremos el vaporizador y rociaremos la mezcla (un par de veces será suficiente) sobre el disco. Esperaremos un minuto a que haga efecto y después apoyaremos el paño sobre el disco, que pasaremos acompañándolo con la mano, ejerciendo un poquito de presión.

Discos de vinilo. Limipadora profesional de discos

Si en alguna de las zonas la suciedad se resistirse a salir, repetiríamos el procedimiento de forma localizada y realizando movimientos circulares sobre la zona afectada. Terminada la limpieza, esperaremos uno o dos minutos a que el alcohol se evapore y volveremos a pasar sobre la superficie el cepillo o la almohada de terciopelo.

¿No os queréis complicar y no os importa invertir algo (el doble o más) más de dinero? Lo dicho: recurrid a kits de limpieza especializados. ¿Queréis dar el siguiente paso y tenéis dinero para gastar? En el mercado podéis encontrar máquinas especializadas en la limpieza de vinilos…Merecen la pena si tenéis una gran cantidad de vinilos que limpiar y si estáis dispuestos a pagar el precio, ya que suelen estar pensadas para un público profesional.

En este sentido, es cierto que las máquinas de ultrasonidos ofrecen un buen resultado aunque se alejan del bolsillo de la mayoría de los aficionados. Parecidas a pequeños lavavajillas, emplean también agua destilada y un jabón especial para realizar la limpieza de entre tres y 10 discos de forma simultánea. Nuestro consejo: si las encontráis en Internet a un precio demasiado económico como para ser verdad.. es porque probablemente no lo es. Muchas máquinas que se venden on-line a precios asequibles, son en realidad mucho más agresivas con los discos, el resultado no acaba mereciendo demasiado la pena y la vida útil del acetato se reduce.

¿Nuestro consejo? Si tenéis una reliquia entre manos en mal estado que queráis restaurar, enviadla a una empresa especializada.

Cómo limpiar tus discos de vinilo comentarios en «2»

  1. Por nada del mundo conservéis vuestros vinilos con el papel interior que lleve adherido bolsa de plástico o simplenente que no lleve papel interior y directamente lleve bolsa de plástico, raya los discos y son irrecuperables. La funda interior debe ser siempre de papel.

Deja un comentario

Escribimos en Caravan