Cultura

Más cultura, menos propaganda

El periodismo musical necesita volver a ponerse del lado de los lectores y de los oyentes, reivindicar la cultura frente a la propaganda.

Hace unos cuantos años que me considero un «escuchante» fiel de «Club de Jazz» el podcast sobre jazz y músicas improvisadas que desde hace más de 20 años dirige y presenta Carlos Pérez Cruz. Lo seguía cuando era fácil hacerlo, porque se ofrecía de forma completamente gratuita, y también lo sigo ahora, cuando Carlos decidió convertir el programa en su forma de vida, por lo que el podcast pasó a estar financiado por sus socios.

No es fácil ser periodista en estos tiempo tan extraños; menos aún si de lo que se pretende es vivir de la cultura y una locura, para los que decidimos apostar por uno de los géneros musicales más minoritarios. La mayoría nos dedicamos a lo que podemos y cuando nos dejan, invertimos el tiempo que no tenemos en proyectos como Caravan Jazz y tantos otros espacios desde los que se divulga este género tan bonito.

No es el caso de Carlos, un tipo al que tuve la suerte de conocer personalmente hace dos años en el Festival de Vitoria y que es lo suficientemente valiente o temerario para intentar vivir de ello. Si hablo hoy de él es porque hace unas semanas publicaba en la web del programa, un artículo que hablaba sobre cómo hoy en día cada vez resulta más complicado separar, también en el periodismo cultural, la información de la propraganda.

Contaba en este sentido que «lo que un artista graba, comparte y divulga es básicamente propaganda. La función del periodismo no es hacer propaganda, aunque tantas veces, en este precarísimo universo del periodismo musical, el periodista se ponga la camiseta del artista. El objetivo, en todo caso, es entender qué hay detrás de la imagen proyectada. Ir más allá del personaje, ver qué relación guarda la personalidad del artista con su obra. Entender su perspectiva y ampliar la nuestra.»

Casi nada. ¿Cuándo fue la última vez que leísteis en un medio generalista un artículo cultural que fuese más allá de la propaganda? Incluso en medios independientes como este, a veces ambos universos se confunden y diluyen, aunque no sea de forma intencionada.

También, en lo que debía ser un toque de atención que nos hiciera reflexionar a todos, me gusta cuando explica cómo hay una concepción mediática de la cultura como de simple entretenimiento, una cuya principal evidencia es la agenda cultural de fin de semana.

«Es entonces cuando parece que se nos dé permiso para disfrutar de ella, siempre en términos de ocio. Claro, el ocio es necesario, pero la cultura, que puede serlo, es infinítamente más grande. Es una necesidad. Es un salvavidas. Es la puerta de entrada al conocimiento y al placer estético. Es un vector de civismo como pocos. Es inspiración. Es alimento cotidiano, no solo de fin de semana. Por eso son tan importantes las buenas entrevistas, como lo es la información rigurosa. Mientras dependa de la viralidad o del material promocional diseñado por el departamento de prensa/publicidad de un artista famoso o por una promotora potente, la información cultural seguirá siendo entretenimiento y propaganda».

Por eso, porque la cultura es importante y porque estoy convencido de que si estás leyendo esto, el jazz también te importa, te animo a que si aún no lo conoces, le des una oportunidad a «Club de Jazz». No te arrepentirás.

Suscríbete a Club de Jazz

Por ser lector de Caravan Jazz, tienes un mes gratis de suscripción a Club de Jazz. Entra en www.patreon.com/clubdejazzradio y elige el nivel “Las llaves del Club” (4€/mes). Una vez suscrito, escribe al mail club@elclubdejazz.com y di que vienes de Caravan para que te hagan el reembolso. ¡Así de sencillo!

Disfrutarás durante un mes de cada nuevo programa y tendrás acceso a más de 400 de archivo, con entrevistas, documentales sonoros, conciertos y novedades discográficas.

Club de Jazz es un podcast dirigido por Carlos Pérez Cruz, el único dedicado al jazz y músicas improvisadas financiado por sus oyentes. Por él han pasado Pat Metheny, Marco Mezquida, Ken Vandermark, Lee Konitz, Joe Lovano, Moisés P. Sánchez, Peter Evans, Bugge Wesseltoft, Maria Schneider, Manel Fortià, Henri Texier, Esbjörn Svensson, Fred Hersch, Julian Lage, Matana Roberts, John Scofield, Ethan Iverson, Jose Carra, Wadada Leo Smith y Sidsel Endresen, entre otros muchos.

1 comentario en «Más cultura, menos propaganda»

  1. Hola, Rudy.
    Un artículo muy reflexivo con el que estoy totalmente de acuerdo. Hoy todo tiene que ser mercantilizado y llegarnos como un anuncio promocionado, hasta la cultura. El periodismo se ha transformado en un espónsor y se ha olvidado de la verdadera función de crítica y también de formación. Por eso se agradecen ventanas como la tuya o la de Carlos en dónde poder seguir amando el Jazz.
    Era seguidor del programa Club de Jazz cuando era gratuito, aunque no con demasiada asiduidad; pero al no tener solvencia económica tuve que dejarlo cuando cambió. La oferta que nos ofreces es muy interesante, aunque supongo que se trata del PRIMER mes gratis, luego se activará automáticamente la suscripción de pago.
    Muchísimas gracias por seguir enseñándonos a amar esta música.
    Un Abrazo.

Deja un comentario

Escribimos en Caravan