kv 20230704

Hiromi: «Todo el mundo puede amar el jazz si se presenta de la manera adecuada»

La pianista japonesa Hiromi presentó su nuevo disco «Sonic Wonderland» en tres ciudades españolas.

Palencia, Guadalajara y Zaragoza han sido las tres ciudades en las que Hiromi ha presentado en nuestro país, durante el pasado mes de noviembre, su último disco: SonicWonderland. Un álbum que tal y como nos confiesa la propia pianista japonesa, en una breve conversación que mantenemos por videoconferencia, es uno de los más divertidos de su carrera: «tiene una energía especial, ves a la gente bailando cuando lo tocamos en directo y desde luego tiene toda esa carga eléctrica, vibrante».

Para este disco cargado de groove, y en el que el funk va de la mano del jazz, cabalgando sobre sonidos eléctricos, Hiromi junta un nuevo cuarteto formado por Hadrien Feraud al bajo, Adam O’Farril a la trompeta y Gene Coye a la batería. «Hadrien y yo nos conocimos en 2016 y desde entonces hemos tenido una química muy especial. Gene es un gran batería, capaz de tocar con mucha alegría y sentido del humor… y de alguna manera es la esencia del grupo. Adam tiene un tono precioso, que cambia al añadir todos esos efectos y pedales… todos ellos son improvisadores increíbles… y cuando estamos juntos tengo la sensación que no hay límites.»

Es un disco que desde luego no se toma tan en serio a sí mismo como hacía el álbum anterior de la artista, «Silver Lining Suite», en el que podíamos escuchar a Hiromi acompañada de un quinteto de cuerda. «Silver Lining Suite» nos cuenta «trataba sobre mi viaje emocional durante la pandemia. Era más como un diálogo interior, hablar conmigo misma, en busca de mis emociones más íntimas».

En cambio, tras el confinamiento y el volver a reencontrarnos, el poder a volver a compartir cosas, se convierte en una celebración de la vida: «aquí la energía fluye hacia fuera, es un álbum de alivio, de superar todos los malos sentimientos, la pena y la lástima…de pura diversión». Con todo, asegura, «no descarto que vuelva a hacer un nuevo álbum ‘with strings’. Amo el proyecto, amo ese sonido tan especial, por lo que si presenta la ocasión, quiero volver a hacerlo de nuevo».

«No descarto que vuelva a hacer un nuevo álbum ‘with strings’

Con Hiromi hablamos también del otro álbum que ha publicado este mismo año, la banda sonora que ha escrito para el anime «Blue Giant», en el que seguimos los pasos de Miyamoto Dai, un estudiante con pasión por el baloncesto, pero que, tras ver por primera vez una sesión de jazz en vivo, cambia su visión de la vida, decidiendo que debe de dedicarse a tocar el saxo…pese a su escaso talento. «He aprendido mucho haciendo esta película. Es un trabajo de colaboración, muy diferente a hacer mi propio álbum, porque de alguna forma es como si yo y el director creásemos música juntos. Yo le estoy muy agradecida a Yuzuru Tachikawa (director de la película); tener a mi lado a alguien que realmente entiende mi música y mi punto de vista musical, que confía en mí como compositora es realmente importante.»

Sobre todo porque Hiromi, nos cuenta riéndose a continuación, es una auténtica apasionada del cine y del poder que tiene el séptimo arte a la hora de influir en su música. Curiosamente, y esto no nos lo esperábamos, declara su admiración por la saga de Star Wars: «creo que es la película, o la trilogía que más me ha inspirado. No sabría decirte el número de veces que la he visto. Por supuesto, la historia, los personajes…pero también por John Williams. He tenido la suerte de verle en directo y es increíble.»

De cómo su música está conectando con nuevas audiencias, sobre todo con las personas más jóvenes, confiesa que pese a lo que puede percibirse desde fuera (Japón como el país que más consume música de todo el mundo y que siente una auténtica pasión por los músicos de jazz), en su país natal el jazz también sigue siendo un género minoritario, relegado al mainstream del pop. Pero también, se muestra convencida de que algo está cambiando.

«No me interesa mucho etiquetarme. Pero no odio que me etiqueten»

«Incluso la gente que sólo escucha música pop puede disfrutar del jazz, si se presenta bien. Así que no quiero rendirme, porque creo que es una música hermosa. Y la gente que no escucha jazz, muchas veces no lo hace porque cree es que es difícil, complicado de entender. Pero aún así siempre les animo a escuchar lo que significa improvisar. Al fin y al cabo, tú improvisas con tu vida todos los días, todo el mundo es un improvisador. La diferencia es que nosotros lo hacemos con la música. No tengas miedo».

Y si es cierto que la etiqueta jazz puede llegar a convertirse en una barrera a la hora de llegar a esas personas, Hiromi afirma que en realidad que la etiqueta es lo de menos…lo cual es comprensible si tenemos en cuenta que en sus composiciones se tiende un arco entre la música clásica y el jazz, añadiendo elementos de muchos otros géneros que incluyen el funk, el soul, o la electrónica.

«No me interesa mucho etiquetarme. Pero no odio que me etiqueten. La gente suele malinterpretar cuando digo que no quiero poner etiquetas a mi música. Piensan que no me gusta que me etiqueten. Pero yo no etiqueto la música. La gente puede etiquetarla. Me parece bien. Estoy abierta a todo. Si quieres llamarlo jazz, llámalo. Si quieres llamarla música clásica contemporánea, llámala. Si quieres llamarlo rock progresivo, está bien. Estoy abierta a todo. Sólo que yo no lo hago».

Nuestros 20 minutos de conversación con Hiromi derivan en cómo una persona de fama mundial como ella, lidia con todo lo que la «aleja» de la música, como son las múltiples entrevistas, la promoción de discos en programas de televisión, el tener que no solo ser músico, sino también y casi al mismo nivel relaciones públicas. Y aunque pasa de puntillas por el tema y asegura que en realidad no siente un rechazo visceral a todas esas cosas que van en el pack de ser artista, nos acaba confesando que no soporta tener que gestionar sus redes sociales.

«Me lleva mucho tiempo. Y yo disfruto más hablando con la gente, haciendo entrevistas con personas como tú, que mirando la pantalla del smartphone. Porque la vida, está fuera de la pantalla y si tengo media hora libre, no quiero pasarla mirando mi teléfono. Y sé que es una forma de conectar con la gente y, ya sabes, hacerles saber que voy a sus ciudades y anunciar mis shows Sé que lo necesito. Pero me gustaría poder hacerlo mejor y en menos tiempo». Nos despedimos con la sensación de que han quedado muchos temas de los que podríamos haber hablado, pero a la vez, con la sensación de poder habernos asomado durante unos minutos al mundo íntimo de una gran estrella. Ha merecido la pena.

Deja un comentario

Escribimos en Caravan