uncompromising expresion blue note

Lo mejor de Blue Note es su «Uncompromising Expression»

Si Blue Note representa la esencia del jazz, este libro es la esencia de Blue Note

Sin concesiones. Solo el mejor jazz desde 1939. Así se presenta desde hace décadas Blue Note, sello que coincidiendo con su 75 aniversario lanzó su ya famoso «Uncompromising Expression», un tremendo y precioso libro que recoge tres cuatros de siglo del que probablemente sea la firma más conocida en el mundo del jazz.

Editado en España en 2014 por Blume en tapa dura (ya descatalogado), hace unos meses se volvía a reeditar en tapa blanda, en un formato tal vez no tan preciosista como el original, pero igualmente imprescindible para todos los que amamos este género musical.

Arrancando desde el boogie-woogie y el swing de la década de 1930, pasando por el bebop, el funk y la fusión, hasta el jazz contemporáneo que Blue Note lanza hoy, el libro también narra una historia que comienza con la persecución de los judíos en la Alemania nazi (el propio Alfred Lion huyó de Alemania) y culmina explicando como la tecnología está cambiando el mundo de la música en el siglo XXI.

Cuenta Robert Glasper en uno de los tres prólogos del libro (los otros dos corren a cargo de Wayne Shorter y el propio Don Was), que «Blue Note es más que una compañía de discos, es un estado mental. Representa la integridad y la libertad, dos de las cosas que más le importan a los músicos. Solo si tienes libertad, puedes innovar».

Blue Note

Todo el libro está ilustrado con fotografías de la época y tras repasar la historia del sello, entramos de lleno en muchas de las grabaciones que ya son consideradas icónicas. Cada una de ellas está ilustrada con fotografías a color del álbum e incluso de la sesión de grabación, acompañadas con comentarios de personas que tal vez estuvieron allí, con anécdotas, con esa información que rara vez vamos a poder encontrar de forma sencilla y que nos va a acompañar mientras escuchamos discos como el «Midnight Blue» de Kenny Burrell o el «Let Freedom Ring» de Jackie McLean.

La primera edición concluye en 2013, con el «Liquid Spirit» de Gregory Porter, un tremendo vocalista que en ese año tal vez no sospechaba en que iba a convertirse en una de las grandes señas de identidad de una marca, que tan solo diez años antes estuvo a punto de desaparecer y que gracias al propio Don Was y al «Come away with me» de Norah Jones, volvió a tener todo lo necesario no solo para volver a hacer caja a lo grande, sino también poder descubrir nuevos talentos como el del propio Porter.

En los diez años que han seguido, Blue Note no solo se ha reinventado, sino que cada año sigue teniendo el músculo necesario para posicionar alguno de sus lanzamientos entre los mejores que podemos escuchar, como sin ir más lejos, el «Return to Casual» que Walter Smith III publicaba hace unos meses.

Después de una primera lectura, especialmente de los tres capítulos «históricos», el «Uncompromising Expression» como una piscina infinita, invita a abrirlo de forma aleatoria y zambullirse en la propuesta en la que por casualidad, acabamos aterrizando. Imprescindible.

1 comentario en «Lo mejor de Blue Note es su «Uncompromising Expression»»

Deja un comentario

Escribimos en Caravan