Berlín

Disfrutar del jazz en Berlín

Hay una Berlín «oficial» para disfrutar del jazz y hay una Berlín diferente. Te descubrimos los mejores locales de la ciudad.

Cuando alguien teclea en Google las palabras “jazz” y “berlín” te salen recomendaciones oficiales donde se destacan una serie de clubes de jazz, principalmente de los barrios del oeste de Berlín. Algunos de estos locales, como el Quasimodo o Jazztrane ya cuentan con una larga tradición en la ciudad y en ocasiones también acogen conciertos del festival de jazz que tiene la ciudad en el otoño y que organiza Berliner Festspiele.

Pero después de año y medio en Berlín creo que las guías más tradicionales no reflejan un panorama completo de lo que la ciudad tiene que ofrecer, especialmente porque a menudo se obvian lugares donde el jazz convive con otros estilos musicales y/o porque son locales recientes y con una propuesta novedosa que se sale algo más de los clichés asociados al club de jazz.

Berlín tiene mucho que ofrecer, y todavía hoy no puedo decir que me haya vuelto una experta. Todavía me quedan sitios a los que ir o a los que volver para hacerme una idea más clara de cómo son exactamente. Pero creo que después de meses he dado con la manera más o menos de entender cómo funciona la ciudad y dónde puedo encontrar la música que me gusta.

Porque otra de las peculiaridades del jazz en Berlín es que la etiqueta “Jazz” o “improvisierte Musik” (otra de las etiquetas) se utilizan en ocasiones para determinadas propuestas musicales en mi opinión algo dadaístas y un poco insoportables por su sonoridad caótica y por el abuso de la disonancia en experimentaciones que, pienso yo, tienen poco que aportar. Lugares donde los músicos suelen aparecer con los instrumentos habituales del jazz, pero cuya expresión artística me resulta difícil de encajar en lo que al menos para mí es el jazz. Quizás esto se deba a un cierto poso de la música dodecafónica en las creaciones artísticas alemanas del siglo XX, y en Berlín el concepto de jazz a menudo se entremezcla con el de música experimental y cada cual pone la frontera entre jazz y otros géneros experimentales donde considera que es oportuna.

Berlín
Heimathafen, Neukölln

Berlín a veces presume mucho del techno de sus clubes y de la libertad de experimentación, pero también es una ciudad estupenda para disfrutar de música en directo y/o de sonido de alta fidelidad en lugares con una atmósfera envolvente y muy agradable.

Otro punto importante que destacar es que Berlín tiene muchísimas salas de concierto y espacios diversos para la música en directo. Por Berlín pasan antes o después la mayoría de los artistas que están dando que hablar y de los que se escribe mucho en Caravan. En este año y medio he podido ver conciertos de genios de prestigio internacional como Shabaka Hutchings (con su banda The Comet is Coming) o Tigran Hamasyan, por citar solo un par de ejemplos.  

Los lugares en sí son además bastante diversos: desde lugares muy berlineses con aires de club de techno a pequeños teatros de algo más de un siglo de historia, como es por ejemplo el Heimathafen de Neukölln, una antigua sala de baile reconvertida en sala de teatro y conciertos. También tiene la ciudad espacios modernos como la Pierre Boulez Saal o la Philharmonie donde la programación anual también tiene sus importantes dosis de jazz.

Más allá de las guías turísticas

No obstante, todos sabemos que no solo de artistas internacionales vive el jazz y que el valor de la ciudad también se mide por su escena local y los lugares en los que se puede disfrutar del jazz de una manera íntima, y aquí Berlín también tiene mucho que ofrecer. Desde las salas más clásicas, como las que he mencionado antes, y que se pueden consultar en las guías típicas de la ciudad, a espacios más de nicho y con conceptos más modernos.

imagen 1
Rhinoçeros Berlin

En primer lugar destacaría el bar Rhinoçeros, un local pequeño y con equipos de música de alta fidelidad, una colección de vinilos impresionante y un ambiente especial y muy orientado a respetar la música, un ambiente que en invierno se caldea además con horno de leña. Está inspirado en el concepto japonés de “Jazz Kissa” y sirve una selección excelente de vinos franceses, y cócteles que son receta de la casa. Otra de sus particularidades son sus eventos de los lunes dedicados a escuchar discos desafiantes: las sesiones de escucha “No Room For Squares” son para el descubrimiento, la promoción y la escucha compartida de música que desafía los géneros: artistas y discos que no encajan en categorías específicas, sino que flexionan y rompen los límites entre ellas y a través de ellas.

imagen 2 1 jpg
Holzmarkt

«Nos encantan los visionarios, los outsiders, los que se atreven a asomarse al abismo y no tienen miedo a explorar nuevos caminos» dice Rhinoçeros en sus posts de Instagram dedicados a promocionar estas sesiones. También ofrecen otros días escuchas de discos de prestigio que están a punto de lanzarse. Es decir, preestrenos en vinilo de artistas de alto nivel. (El próximo evento será el próximo disco de Shabaka, Perceive its Beauty, Acknowledge its Grace). También acoge en ocasiones a djs y programadores de radio, destacando especialmente la colaboración con Astral Travelling, e incluso se organizan de vez en cuando sesiones de música en directo con un ambiente muy íntimo.

¿Jazz y ajedrez?

Otro lugar-evento destacable son las noches de jazz y ajedrez del Café Holzmarktperle a orillas del Spree, en el corazón del Holzmarkt. Destaca por su ambiente relajado y casi mágico, así como por la disponibilidad de sets de ajedrez. La música en directo acompaña una parte importante de esa tarde de ajedrez con amigos y desconocidos. A diferencia de los días que hay torneo, las noches de ajedrez y jazz permiten el juego libre, sin competiciones formales.

imagen 2 2 jpg

Para escuchar música de big band u otros combos locales un buen sitio es el Kunstfabrik Schlot, un club con un encanto especial por el mimo con el que detalla la historia del jazz en Berlín, especialmente el paso de grandes estrellas del siglo XX, como Billie Holiday o Ella Fitzgerald. A diferencia de otros lugares donde hay que pensarse con más antelación que quieres ir, a escuchar música al Kunstfabrik Shlot se puede ir muchas veces con cierta espontaneidad.

Otro lugar muy especial que también quiero incluir en estas recomendaciones, es el Piano Salon Christophori, con una programación regular de música en directo – mayoritariamente de música clásica y en ocasiones de jazz – en un antiguo taller de reparaciones que hoy día parece un templo y un taller de pianos de cola y clavicordios y con un concepto muy “jazzístico” de escuchar la música en directo (sea ésta música clásica o propiamente jazz), ya que el ambiente es bastante íntimo y se ofrece vino, cerveza o agua (autoservicio e incluido en el precio de la entrada) para disfrutarla durante los conciertos.

imagen 2

Si tienes ganas de blues, Berlín también tiene bastante que ofrecer: desde bares pequeños en los barrios con mayor interés cultural (Prenzlauer Berg, Neukölln etc.) a auténticas mecas del blues, como podría considerarse el Yorckschlösschen, un lugar de más de cien años de historia con aires tanto de Kneipe alemán como de bar de música en directo de Nueva Orleans. Y al que tienes que reservar con antelación si quieres tener un buen sitio para apreciar la música, e incluso si quieres tener un sitio donde poder sentarte en general.

imagen 2 3 jpg
Piano Salon Christophori

También una recomendación arriegada: SowieSo en Neukölln me ha agradado y desagradado casi a partes iguales, un lugar que me ha sorprendido tanto para bien como para mal. Pero tengo que confesar que es un lugar donde solamente he estado dos veces. La primera vez quedé fascinada por la banda que tocó en aquella ocasión. La segunda vez animé a dos amigas a que me acompañaran a la programación que correspondía aquel viernes y llegué a revolverme en mi silla de irritación porque para mí no tenía sentido ninguno lo que estaban haciendo los músicos en ese momento. Pero obviamente, esto es una cuestión subjetiva y personal.

Y por último, (porque esto es también jazz) para escuchar música en directo para bailar swing o sencillamente disfrutar del sonido del swing, es tan sencillo como visitar la programación accesible a través de www.swinginberlin.de y ver la amplitud de locales – algunos también con largo recorrido histórico – en los que se baila, a menudo con música en directo de primer nivel, que también es jazz.

Deja un comentario

Escribimos en Caravan