MG 2375

Paul San Martín y el blues que no se olvida

El pianista Paul San Martín hace fácil lo más difícil. Su concierto en el Café Central de Madrid, queda para el recuerdo.

Dicen los que no suelen pisar demasiadas salas de conciertos, que el blues es fácil de tocar; un género «menor» ante el todopoderoso (léase con toda la ironía) jazz. Nosotros por supuesto no podemos estar más en desacuerdo con esa afirmación.

No si repasamos la historia del blues y la de los artistas que han hecho de este género la columna vertebral de la música afroamericana. Y no lo es si nos limitamos a escuchar. Algo que parece sencillo, pero que que encierra una gran dificultad. En primer lugar, la de estar dispuestos a hacerlo; en segundo, la de dejar a un lado cualquier prejuicio.

Solo así se puede apreciar de verdad un concierto como el pianista Paul San Martín ofreció el pasado mes de mayo en el Café Central de Madrid y en el que que apenas me bastaron un par de minutos para caer rendido ante la evidencia del que atesora tremendo talento.

Desde su primer trabajo, Paul San Martín ha demostrado que forma parte de ese elenco de músicos de gran formación que conocen la trascendencia de la música negra en general y el blues en particular. Y eso, ni es fácil, ni es sencillo, ni está al alcance de cualquiera. Y no solo por la forma en la que sus dedos vuelan sobre el piano, de forma intensa cuando es necesario, delicada cuando el tema lo requiere; sino también por el fondo, por la conexión íntima de un sentimiento que comparte con el público de forma natural, sin ningún tipo de esfuerzo. Como si el blues siempre hubiese estado ahí, sin necesidad de tener que buscarlo, estudiarlo, interiorizarlo. ¡Y vaya, si ha tenido que hacerlo! Que no se note, es prodigioso.

A lo largo de los años, ese comprender, le ha llevado a colaborar con artistas de gran relevancia, entre los que destacan, Nico Wayne Toussaint, Otis Grand, Gerry Hundt, Lluís Coloma, James Armstrong, Ñaco Goñi, Slam Allen, Chris Ruest o Billy Boy Arnold.

En el concierto del Central le acompañaban Abdell B.Bop al contrabajo y Romain Gratalon. Los tres nos propusieron un viaje musical hasta las mismas raíces del género, con blues por supuesto, pero también boogie woogie y un ligero toque de jazz.

Bastó un tema para interesarnos (44 Blues), un tema para engancharnos (San Martin Boogie), un tema para conquistarnos del todo (New early in the morning). Y la guinda final: la de nuestra amiga Itziar Yagüe compartiendo con todos ellos el escenario en el último tema. No pidamos más; pero tampoco nos conformemos con menos.

Deja un comentario

Escribimos en Caravan