05 NiคoJosele

«La luz es uno de los temas que más me han interesado siempre»

El fotógrafo de jazz Alejandro Sanz nos habla de la exposición “A kind of light. Escena Española” la exposición que organiza en el marco de Galapajazz.

Ha empezado la XIX edición del Galapajazz, uno de los festivales con más historia de la comunidad de Madrid, y además de una más que interesante propuesta de conciertos (con nombres como Ariel Brínguez, Chano Domínguez  con Antonio Lizana, Niño Josele, Lucía Rey o Bobby Martínez); este año incluye, como novedad, la posibilidad de disfrutar de una exposición fotográfica, que reúne en 44 imágenes, retratos de lo más granado del jazz nacional.

Y en Caravan Jazz, no hemos querido perder la oportunidad de hablar con el autor (A kind of light – Alejandro Sanz Fraile), y daros la oportunidad de conocer más sobre este proyecto. Esto es lo que nos ha contado:

Los inicios del proyecto

Pues como casi todo lo importante en la vida, empezó sin ningún plan trazado, casi de casualidad. Llevaba muchos años haciendo, sobre todo, fotografía de arquitectura, con varios trabajos que se habían reflejado en exposiciones, por Castilla y León o Madrid, como “Elogio de la luz y de la sombra” y “Hacia una arquitectura”. Y jamás me había planteado hacer fotografía de conciertos, aunque fuera ya el jazz una de mis grandes pasiones. Y fue durante esas navidades postpandemia, en que la enésima oleada del virus nos impidió visitar a mi familia, estando aburridos en casa, y rodeados de libros de arte abiertos por mesas y suelos, cuando me fijé en un libro que llevaba semanas por ahí deambulando: el Jazz Life de William Claxton, esa biblia de la fotografía de jazz. Y fue en ese momento, aunque ese libro me acompañaba desde hacía años, cuando me hice la pregunta que empezó todo.. .¿y por qué no hago esto?”

04 GuiliaValle2
Giulia Valle

Con Shabaka empezó todo… 

Lo que hice después fue probar, a ver qué pasaba…sin ningún plan. Y la fortuna fue que salió, sorprendentemente, bien. Y no tuvo por qué ser así, hay muchos factores y circunstancias, la mayoría ajenos a uno mismo, que influyen en la calidad de las fotos de un concierto (la sala, la iluminación, la movilidad para buscar distintas opciones de tiro, la estética y plasticidad del artista, los instrumentos, su colocación, la propuesta, etc). Así que un día cogí la cámara, me dirigí a la Sala Independance, y con Shabaka Hutchings (Sons of Kemet) empezó todo… ¡ni más ni menos! (risas). Y cuando en casa, editando, vi el resultado, pues cómo minino, vi que no me sentía avergonzado de las fotos, y escribí a Caravan Jazz para ofrecérselas.

A día de hoy, con todos los conciertos que han venido después, sigo recordando con muchísimo cariño ese concierto. Además de ser uno de mis músicos preferidos, fue un concierto muy especial: falló ese día Theon Cross, y Shabaka se marcó una salvajada de actuación. Él solo con los dos percusionistas, sin ninguna base armónica o ayuda melódica más que su saxo. Los que lo vivimos seguro que no lo vamos a olvidar. Y no solo eso, también tuve la oportunidad de escribir crónica de ese concierto. Y así, mi primer artículo y mis primeras fotos de jazz, fueron publicadas.

Y el segundo concierto fue Immanuel Wilkins.. ¡y también salió bien! (risas). Pero tengo claro que si no hubiera visto buenos resultados esas primeras veces, no hubiera seguido. Me habría desanimado.  Hubiera dicho, bueno.. lo he probado, y ya está, esto no es para mí. Y no hubiera pasado nada, pero… salieron cosas, ¡y hasta hoy!

35 DavidSancho
David Sancho

La importancia de la luz…A kind of light 

El nombre tardó en llegar. Buscaba algo que me gustara de verdad, que fuera significativo de lo que hacía, de lo que me interesaba, de mi estilo. Y después de varios meses de lluvias de ideas  y juegos de palabras, llegó. Y no solo me gusta, como nombre, marca, y representación de mi trabajo fotográfico; sino que en ocasiones es mi faro. Cuando estoy atascado con la edición de alguna sesión, y no sé qué elegir, cómo editar, ese nombre me recuerda hacía donde ir, en qué me debo enfocar, qué debo buscar siempre en una imagen: la importancia de la luz, y su enorme y mágica capacidad de crear emociones bellas, profundas y poéticas. Otra cosa es que se consiga… (risas), pero el objetivo y la dirección son claras. La luz, además, es uno de los temas que más me ha interesado siempre, creo que es el leitmotiv que une y vertebra muchas de mis actividades: la arquitectura, la fotografía de arquitectura y de jazz, el cine…

Y también de esta forma, continúo una tradición personal de rendir homenaje con los títulos a los grandes nombres de mi particular politeísmo pagano. Como comentaba antes de mis trabajos de fotografía de arquitectura, con “Elogio de la luz y de la sombra” rendía tributo a Eduardo Chillida y a Junichiro Tanizaki; ”Hacia una Arquitectura” a Le Corbusier; hice un cortometraje que titulé “Mater España” por Joaquín Sabina; y en esta ocasión, con “A kind of light”, es obvio. Es mi agradecimiento personal a, posiblemente, la persona que más me ha hecho enamorarme y amar el jazz, Miles Davis.

25 SilviaPerezCruz
Silvia Pérez Cruz

La exposición: “A kind of light. Escena española”

Y así, tras varios años con la cámara colgada al hombro, llega “A kind of light. Escena Española”. Me apetecía mucho compartir o mostrar algo de mi trabajo, y de manera más o menos estructurada. Las redes sociales son una muestra, pero no comparto ni un 5% del trabajo y los conciertos que cubro. Y el formato exposición es más especial, lo había vivido ya con los trabajos de fotografía de arquitectura, y la conexión con la gente, el feedback, es distinto, es más emocionante. Te exige muchísimo la producción y preparación, pero recompensa.

Y más en este marco del festival de Galapajazz, que no solo es mi casa (literal Galapagar), sino un festival que llevo viviendo años desde dentro, tocando con la big band. Tenía claro que, cuando hiciera algo, este era el sitio que más ilusión me hacía para presentar el trabajo.  

41 AntonioLizana
Antonio Lizana

La selección de la temática y las fotografías

La temática fue más o menos pactada con la organización del festival, concretamente con Concha Pertiñez, la técnico de cultura. Barajaba muchas posibilidades, jazz americano, jazz europeo, jóvenes emergentes me atraía mucho, leyendas del jazz… pero en esas conversaciones enseguida vimos que el punto de encuentro para todos era este tema: “escena española”, así habría una gran representación de artistas que habían pasado por el Galapajazz, que era la condición que me pedían.

Y lo más difícil es siempre la elección. La importancia de los nombres pesa, sí; pero al final sobre todo es la calidad plástica por lo que elijo. Y cuando tienes ese límite del espacio y del número, lo más doloroso es dejar fuera fotos que te gustaría que entraran. Iban a ser inicialmente 36 fotografías, pero en el montaje vi que podía apurar el espacio, y conseguí meter otras 8 más, para llegar a esas 44 fotos que componen la exposición.

Lo que espero, es que haya una segunda parte que complemente a esta, y pueda quitarme la espinita de no haber tenido espacio para exponer fotos de artistas que me hubiera encantado que estuvieran. Muchos por cierto: Magalí Sare, Pastora Andrades, Javier Sánchez, Christoph Mallinger, Melón Jiménez, Belén Martín, Román Filiú, Perico Sambeat, Irene Reig, Iñaki Arakistain, Maike Vistel, Eva Fernández, Alba Careta, Miron Rafajlovic, Carmen Vela, Lara Wong, Arin Kshishi, Yrvis Méndez, Gastón Joya, Shayan Fathi, Rodrigo Ballesteros,  Tino di Geraldo, Nasrine Rahmani, José Castañeda, José Heredia, Íñigo Ruiz de Gordejuela, Pablo Gutierrez, Jorge Moreno… tantos y tantos… En realidad, ¡ya tendría material para montar la segunda parte ahora mismo! (risas).

28 MariaToro
María Toro

Futuros proyectos

El objetivo real, asequible, e imprescindible para mí, es seguir disfrutando tanto de lo que hago. Antes que fotógrafo, soy aficionado a la música y al jazz, soy espectador. Y si no me emocionara tanto lo que veo y escucho, no lo haría. De hecho, lo noto mucho, si no estoy disfrutando, o no conecto, sé que poco o nada valioso fotográficamente va a salir ese día. Y por otro lado, cuándo conecto con lo que estoy viendo, y como le pasa al público, entro en ese estado de vibración, de comunión con lo que está pasando, con lo que están transmitiendo los músicos, es cuando salen cosas interesantes.

Es realmente emocionante estar viviendo eso con la cámara en las manos, y tratar de captar esa magia, esa energía. En ciertos momentos tomo consciencia, de lo afortunado que soy de estar viviendo y sintiendo eso, esas explosiones de creatividad y libertad a las que prácticamente ninguna disciplina artística se puede acercar, y tener la oportunidad de retratarlo. Me ha pasado en ocasiones, hasta dificultarme el hacer fotos, casi siempre porque estoy prácticamente bailando; pero otras, de llegar a estar con los ojos realmente humedecidos, por la belleza del sonido que estoy escuchando. Recuerdo que me sucediera esto con Tord Gustavsen, con el Niño Josele… y hace poco con Magalí Sare.

Así que el disfrutar, como objetivo principal. Y el gran sueño… un libro. Ver plasmado todo el trabajo de años en papel, para un amante de los libros físicos como soy, sería increíble. Pero ese proyecto, quiero que salga bien, y se materialice como lo sueño, así que no voy a precipitar nada, va a ir con calma. Quién sabe si cuando acabe la década, con mucho material, me decido, y compilo un trabajo que defina este periodo: “los felices nuevos veinte”, o algo así (risas).

Deja un comentario

Escribimos en Caravan