La Discoteca de Caravan Jazz
< Todos los temas

Bill Laurence & The Untold Orchestra – Bloom

bill laurence un told orchestra

«Bloom» es el nuevo álbum del pianista y compositor Bill Laurance, conocido por su trabajo con la banda Snarky Puppy junto a Michael League. En este disco, Laurance abandona el territorio íntimo de su disco anterior («Where You Wish You Were«) y se anima a colaborar con «The Untold Orchestra», una orquesta de cuerdas formada por 18 miembros, son sede en Manchester. Así que sí, estamos ante un disco «with strings» en el que música clásica y jazz van de la mano.

«El punto de partida de mi carrera musical es mi formación en piano clásico», dice Laurance en las notas del álbum; «y este álbum es ciertamente el más clásico que he hecho». La pista de apertura epónima de «Bloom» demuestra de qué manera Laurance es capaz de mantener el equilibrio entre ese sonido orquestar que en ocasiones devora parte de algunas pistas, la accesibilidad y el groove de un pop sofisticado y las dosis de libertad que le permite el jazz.

La idea inicial para «Bloom» cuenta el pianista, era crear música de fuerte intensidad rítmica, pero sin contar con ello ni con tambores ni con otros elementos de percusión, desarrollándola en un entorno más clásico. Así que después de un periodo de experimentación, trabajando con las posibilidades que le podía ofrecer una sección completa de cuerdas, se puso manos a la obra y compuso esta suite en su estudio de Londres.

Fundada en 2019, «The Untold Orchestra» ha demostrado estar a la altura del empeño: la formación combina el trabajo de músicos que se mueven en una amplia variedad de géneros, con sensibilidades que oscilan entre el rigor más clásico, un pop que se insinúa de vez en cuando y cierta (sin excesos) querencia por el jazz y las formas más libres. A la hora de componer, Laurence se apoya por supuesto en lo que hace grande a esta orquesta, pero imaginativamente toma como referencia ciertas composiciones de Vivaldi, Shostakóvich y Philip Glass, por citar tan solo algunos nombres.

Conceptualmente, Laurance explica que el disco se inspiró en gran medida en la capacidad de su hijo para imaginar y crear otros mundos: «Cada decisión que tomamos se puede rastrear hasta nuestra capacidad de imaginar, y los límites de lo que podemos lograr están restringidos solo por nuestra capacidad de soñar, como tal. La capacidad de mi hijo para correr el telón de la realidad y crear un mundo de fantasía encendió nuevas posibilidades, y con Bloom busco transportar al oyente a esos lugares, inspirado en todo momento por el poder del mundo natural y nuestra creciente dependencia de él».

El resultado es un disco «líquido», que se mueve casi siempre de forma acertada entre estilos que no resulta fácil definir más allá del genérico «música orquestal», que tanto daño ha hecho en ocasiones y que muchas veces podemos asociar con lo mejor y lo peor de las bandas sonoras cinematográficas. Para bien, encontramos un discurso claro y definido, un propósito y una aspiración a la belleza en todos los planos, tanto en los más clásicos, como en los que hay manga ancha para cierta libertad. Para mal, puede que resulte un disco algo liviano. por mucho que se tome a sí mismo muy en serio.

Puntuación: 3 de 5.
Etiquetas:

Escribimos en Caravan