La Discoteca de Caravan Jazz
< Todos los temas

Lizz Wright – «Shadow»

lizz wright shadow

La de Lizz Wright es una de las voces más elegantes de la música actual. Y no digo solo del jazz, sino también del soul, RnB, Blues y en general, cualquier género musical de raíces afroamericanas… aunque estoy convencido de que podría cantar hasta flamenco, si algún día se lo propusiera.

Tan sureña como las amapolas que crecen en los campos de Georgia, Wright creció en el seno de una familia religiosa: su padre era predicador y su madre cantaba góspel en la iglesia. Y aunque su música no es estrictamente religiosa, sí que emana esa espiritualidad plomiza, profunda, como la del sol sobre las rocas.

Todo esto lo escuchamos en «Shadow» un álbum en el que la cantante explora el dolor y el amor perdido, en este caso inspirado por el fallecimiento de su abuela (Martha), quien el palabras de la propia Wright, consiguió que su «mundo pareciera pequeño y cálido».

La producción del álbum estuvo a cargo de Wright y de su colaborador habitual, Craig Street, quien también ha trabajado con artistas como D’Angelo y Erykah Badu. El disco contiene once temas que exploran temas como la fe, la esperanza, el amor y la lucha por la justicia social. Destacan «Who Knows Where The Time Goes”, una de las canciones más tristes jamás escritas, originalmente compuesta por la cantante británica Sandy Denny en 1969, la versión que hace del «I Concentrate On You” de Cole Porter o “I Made A Lover’s Prayer”, la canción final del álbum, escrita por Gillian Welch.

Además de su banda de colaboradores habitual, a Wright le acompañan invitados como la arpista Brandee Younger, o la también cantante Meshell Ndegeocello. Y aunque la banda y los colaboradores llenan de color el álbum, es la voz de Lizz la que aparta las sombras y lo ilumina por completo, llenándolo de una magia a veces enérgica y vital, pero en otras lánguida y melancólica, con sílabas y versos cargados de tristeza.

En esta fórmula, son en mi opinión los temas más alegres los que mejor le funcionan a Wright, que cuando es capaz de lanzar a la banda a una batalla a campo abierto, no conoce freno. Las más introspectivas llevan en cambio al sosiego del que solo puede escuchar, con un significado que tal vez permanece oculto. Probablemente, su mejor trabajo hasta la fecha.

Puntuación: 4.5 de 5.
Etiquetas:

Escribimos en Caravan