Es personal, Otros

Un año bailando con Nueva Orleans, en remoto, como una Chorus Girl más

Quien me iba a decir a mí, el año que me hice cuenta de Instagram y empecé a seguir a músicos y bailarines, que una de las actividades más refrescantes y antídoto contra la depresión pandémica iba a venir por ahí. Empecé a seguir a Amy Johnson, sin tener muy claro por qué ni para qué. Supongo que tenía curiosidad por ver a gente bailar en los lugares donde el jazz hunde sus raíces.

Continue reading
Standard