Ella Fitzgerald
Artistas, Discos, Historia

Ella Fitzgerald y su tremendo concierto en el Hollywood Bowl

El 16 de agosto de 1958, Ella Fitzgerald daría en el Hollywood Bowl de Los Ángeles, uno de esos conciertos a los que habría que volver una y otra vez si ya se hubiese inventado la máquina del tiempo. Inaugurado en 1922, el famoso anfiteatro angelino es uno de los escenarios más famosos del mundo y en el imaginario popular lo recordamos no solo por todas esas películas para las que ha servido de «decorado», sino también por ser uno de los elementos más icónicos de muchos de los episodios los Looney Tunes

Fitzgerald ofreció este concierto tan sólo unos meses después de la grabación de su clásico «Ella Fitzgerald Sings The Irving Berlin Songbook» y durante el mismo interpretó muchos de los temas de este disco, acompañada por una orquesta dirigida y arreglada por Paul Weston (también conocido como el padre de la música ambiental), en el que sería su único show en directo juntos. Sería además la única vez que Fitzgerald interpretaría estos temas acompañada de una orquesta completa en directo.

«The Irving Songbook» le valdría a la cantante conseguir su primer premio Grammy en la categoría de mejor cantante femenina; además el disco estuvo nominado en la categoría de mejor disco del año y pronto se convirtió en un clásico superventas en el catálogo de Verve Records.

Además de en ese concierto, no había constancia de que Ella hubiese vuelto a interpretar ninguno de estos temas arreglados por Weston, hasta que por supuesto y como ocurre cada vez más a menudo en el mundo del jazz, unas cintas a las que no se les había prestado demasiada atención durante décadas, resultaron ocultar un tesoro en su interior. En este caso, la joya permanecía oculta entre la enorme colección privada de Norman Granz, famoso productor y fundador de Verve.

Los temas del disco que ahora sale a la luz («Ella At The Hollywood Bowl: The Irving Berlin Songbook»), fueron mezclados a partir de cintas originales por el productor y músico Gregg Field quien además, sería batería de la propia Ella Fitzgerald durante los últimos años de su carrera. Junto al disco, se incluyen unas interesantes notas sobre el concierto y un ensayo escrito por el famoso crítico musical Will Firedwald.

En estas notas, Friedwald llama la atención sobre lo inusual que en cierta medida fue ese concierto: «subir al escenario -con una orquesta completa- y cantar esencialmente el contenido de un álbum de estudio, bueno, nadie lo hizo. Ni Sinatra, ni Tony Bennett, ni Miles Davis, ni ninguno de los otros innovadores clave que contribuyeron al desarrollo de lo que llegó a conocerse como el álbum conceptual»

De forma inmejorable, el sonido cálido de Ella Fitzgerald y su orquesta nos lleva a una noche en la que miles de espectadores pudieron escuchar algunas de las obras más conocidas de Berlin, como las baladas «How Deep Is The Ocean» o «Super Time», los temas «You’re Laughing At Me» o «Get Thee Behind Me Satan» y los más bailables «Cheek To Cheek», «Top Hat», «I’ve Got My Love To Keep Me Warm», «Heat Wave» y «Puttin’ On The Ritz».

Dos años antes Ella Fitgerald había debutado en ese mismo escenario acompañada por Louis Armstrong, en un disco con el que Verve quería promocionar a muchos de los artistas de su sello y que se acabó llamando «Jazz At The Hollywood Bowl».

Web | + posts

Rudy de Juana es periodista tecnológico y apasionado por el jazz. También podéis seguirme en MuyComputerPro.com y en rodolfodejuana.com

Standard

One thought on “Ella Fitzgerald y su tremendo concierto en el Hollywood Bowl

Deja un comentario